Brasil usará un equipo netamente ofensivo en el amistoso de mañana contra Sudáfrica en Sao Paulo, que incluye a los atacantes Neymar y Leadro Damiao y a los jóvenes creativos Lucas y Oscar, para intentar reconquistar el apoyo de los hinchas, que perdió junto con la medalla de oro de los Juegos Olímpicos.

Con el prestigio en baja y blanco de varias críticas tras la derrota ante México en la final de los Juegos Olímpicos de Londres, el seleccionador brasileño, Mano Menezes, intentará revertir esa situación con una clara victoria ante los "Bafana bafana" en el estadio Morumbí de Sao Paulo.

Menezes dejó claro desde el primer entrenamiento preparativo para el amistoso que, en lugar de plagar el centro de la cancha con volantes, optará por los creativos, lo que le dará una cara nueva al equipo cinco veces campeón del mundo.

Además de Oscar, que fue el principal armador de las jugadas de ataque de la selección brasileña en Londres, Menezes le dará una oportunidad desde el primer minuto a Lucas, el joven centrocampista que el Sao Paulo transfirió el mes pasado al París Saint Germain por un valor récord para el fútbol brasileño.

El seleccionador completará su cuarteto ofensivo con Neymar, la mayor revelación brasileña en los últimos años, y con el efectivo anotador Leandro Damiao.

La principal duda de Brasil es la posible alineación del lateral derecho Daniel Alves, ya que el jugador del Barcelona y titular indiscutible de Brasil está con un problema muscular en la pierna izquierda y aún depende de autorización médica.

Menezes no podrá contar con Sandro, igualmente con problemas musculares, y su función volverá a ser ejercida por el volante Rómulo.

Fuera de la cancha la principal preocupación de la Confederación Brasileña de Fútbol es la receptividad que la selección tendrá en el Morumbí, de donde la selección ha salido abucheada algunas veces, debido a la frustración de los hinchas con la pérdida del oro olímpico.

"Tenemos que trabajar mucho para reconquistar al pueblo brasileño y traer la alegría de regreso", admitió Neymar.

Brasil tendrá la ventaja de jugar en casa ante una Sudáfrica que llegó a Sao Paulo sin cuatro habituales titulares por lesión.

El debutante seleccionador surafricano, Gordon Igesund, no podrá alinear a Anele Ngcongca, Siyabonga Nomvethe, Edward Manqele ni Steven Pienaar, este último, jugador del Everton, considerado como la mayor estrella de los Bafana.

En su lugar fue convocado el veterano Benni McCarthy, jugador del Orlando Pirates estadounidense y que regresó a la selección tras haber sido excluido del equipo que disputó el Mundial de 2010 en casa por indisciplina.

Pero McCarthy no participó en los entrenamientos de esta semana por un golpe en el tobillo derecho, por lo que su alineación también está en duda.

El propio Igesud reconoce las dificultades de armar un equipo para medirse a Brasil en su casa.

"Estamos en fase de adaptación. Tenemos muchos jugadores jóvenes, algunos de los cuales ya habían sido convocados pero nunca actuaron con el equipo principal. Se trata de un comienzo de trabajo", afirmó el seleccionador.

Pese a ello no renuncia a la posibilidad de dar una sorpresa.

"Tenemos que jugar en el ataque y crear situaciones de peligro. No podemos pensar en colocar 11 jugadores en la defensa tan sólo porque enfrentamos a Brasil. Creo que podemos tener una buena actuación en el espectáculo", afirmó.

Alineaciones probables:

Brasil: Diego Alves; Marcelo, Dedé, David Luiz, Daniel Alves (o Adriano), Rómulo, Ramires, Oscar, Lucas; Neymar y Leandro Damiao. Seleccionador: Mano Menezes.

Suráfrica: Itumeleng Khune; Siboniso Gaxa, Siyabonga Sangweni, Bongani Khumalo, Punch Masenamela; Thabo Matlaba, Kagisho Dikgacoi, Dean Furman, Siphiwe Tshabalala; Thulani Serero y Dino Ndlovu. Seleccionador: Gordon Igesund.

Árbitro: Néstor Pitana (ARG), auxiliado por sus compatriotas Diego Bonfá y Gustavo Rossi.

Estadio: Morumbí de Sao Paulo.

Hora: 15.45 local (18.45 GMT).