Yohan Blake no pudo robarle el espectáculo a Usain Bolt en los Juegos Olímpicos, cuando más importaba. Ahora tiene una mejor oportunidad el viernes en la justa de la Liga Diamante en Bruselas, aunque los jamaiquinos no correrán entre ellos.

Blake espera divertirse al correr los 200 metros, mientras que Bolt se declaró mentalmente agotado antes de disputar los 100.

Blake vuelve a correr los 200 en el estadio King Baudouin, un año después de sorprender al mundo entero, incluyendo a Bolt, al conseguir el segundo mejor tiempo en la historia en esa distancia, apenas siete centésimas de segundo más que el récord mundial de Bolt.

"Todos recuerdan aquella carrera, porque los sorprendió a todos", comentó Bolt.

Blake dijo que está en buena condición física y listo para bajar el tiempo de 19.26 que marcó el año pasado.

"Mantuve mi cuerpo en buen estado para este momento, y terminar la temporada en alza", comentó Blake, refiriéndose a la última carrera de la Liga Diamante en la temporada.

Bolt indicó que los principales rivales deben enfrentarse sólo dos o tres veces por año, y no al final de una temporada larga y agotadora.

"Diluyes la rivalidad si te enfrentas tantas veces", indicó el campeón olímpico de los 100 y 200 metros.

Bolt señaló que estará contento con romper su propia marca del estadio, de 9.76 segundos.

"Mi cuerpo ya está al límite, pero me queda una buena carrera", comentó. "Estoy agotado, ya casi sin combustible".