Un tribunal de El Cairo absolvió hoy a cuatro ex altos responsables de la Policía egipcia acusados de estar implicados en el asesinato de manifestantes durante la Revolución del 25 de Enero de 2011, que derrocó al entonces presidente Hosni Mubarak.

Los ex altos cargos declarados inocentes son el antiguo jefe de la seguridad de la provincia de Al Qaliubiya (al norte de El Cairo), el general Faruq Lashin, y otros tres generales de la Policía.

Según los medios oficiales egipcios, el Tribunal Penal del distrito cairota de Shobra al Jaima decidió absolver a los procesados al considerar que las pruebas presentadas contra ellos eran insuficientes.

Las investigaciones efectuadas por la fiscalía revelaron que los acusados participaron en la elaboración de un plan para detener el avance de las marchas que desde las provincias del delta del Nilo se dirigían a El Cairo para participar en las manifestaciones del denominado "Viernes de la ira", el 28 de enero de 2011.

Durante la carga policial estallaron enfrentamientos con los manifestantes en el acceso norte de la capital egipcia, que se saldaron con decenas de muertos y heridos, indicó la agencia oficial de noticias Mena.

Por ello, las diligencias de la fiscalía concluyeron que la policía actuó con una violencia excesiva y usó munición real para impedir que las marchas llegaran a la plaza Tahrir, epicentro de la revolución.

Un buen número de policías y responsables de seguridad han sido procesados por la matanza de manifestantes en el último año y medio, aunque la mayoría han sido declarados inocentes, lo que ha despertado el descontento popular.

Sin embargo, Mubarak y su ministro del Interior, Habib al Adli, fueron sentenciados a cadena perpetua el pasado 2 de junio por su complicidad en la muerte de manifestantes, en un fallo sin precedentes en el mundo árabe.

Las víctimas registradas durante los 18 días de protestas, que acabaron con la renuncia de Mubarak el 11 de febrero de 2011, superan los 800 fallecidos.