El presidente venezolano Hugo Chávez expresó el miércoles su apoyo al ministro de Petróleo y Minería, frente a críticas por la explosión que causó la muerte de al menos 42 personas en una refinería del país.

Expresando amplio respaldo por Rafael Ramírez, Chávez dijo que designaría nuevamente al funcionario para dirigir el estratégico ministerio y la petrolera estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) si gana otro mandato en las elecciones del 7 de octubre.

"Como alguien puede pretender que si aún no han terminado las investigaciones entonces yo venga a destituir a alguien, quien además, es el ministro Rafael Ramírez", dijo Chávez en una conferencia de prensa en un parque de Caracas.

"Estoy obligado a salir en su defensa, es un gran venezolano, un hombre honesto, un trabajador incansable, tiene 10 años a cargo del ministerio", comentó el presidente.

Durante la rueda de prensa de casi cuatro horas, en un momento Chávez comenzó a cantar y también bromeó cuando un perro le caminó enfrente: "¡Bienvenido! ¡Qué elegante!"

La causa de la explosión, ocurrida el 25 de agosto y que también dejó a 150 personas heridas, es objeto de una investigación, pero algunos expertos han dicho que la falta de mantenimiento habría elevado las probabilidades de estos desastres en Venezuela, que tiene las reservas petroleras más grandes del mundo. Chávez y otros funcionarios insisten en que el mantenimiento se ha cumplido bien.

Chávez expresó respaldo por Ramírez cuando un periodista le preguntó si podría considerar la destitución de su ministro del sector por el asunto.

La refinería de Amuay, donde ocurrió el estallido, es una de las más grandes del mundo y es parte del centro de Refinería Paraguaná de PDVSA, que incluye la refinería de Cardón. Chávez viajó al lugar de la explosión después del suceso y prometió ayudar a las familias cuyas viviendas quedaron destruidas por el estallido.

El candidato presidencial opositor Henrique Capriles ha exigido una investigación de los hechos. Las elecciones son el 7 de octubre.

En cuanto a la campaña presidencial, Chávez la comparó a una pelea de boxeo y dijo que noquearía a Capriles como Muhammad Ali noqueaba a sus contrincantes y que Capriles saldría en camilla.

Tras un año batallando contra el cáncer, Chávez dijo que se siente mejor.

"El examen medico ... recuerdo que fue en junio antes de la inscripción de la candidatura, y todo estaba bien y todo estará bien con el favor de Dios. Me siento muy bien y mejor. Porque hay algunos que están despojando, (diciendo) que Chávez no aguanta, que se desmayó, que se está cayendo, que se está muriendo. Están jugando a eso. Eso no va ocurrir. Vamos directo a una gran victoria el 7 de octubre".

Chávez también emitió palabras de aliento para el presidente colombiano Francisco Santos ante las gestiones para la paz en el vecino país.

"Muchos, hasta yo, llegué a decir cuando él era candidato que sería un presidente para más guerra. Nos está dando una lección el presidente Santos, y yo me inclino, aplaudo y digo: ¡bravo!"

En cuanto a las denuncias de una masacre de indígenas yanomami, Chávez dijo que su gobierno todavía no ha encontrado evidencias de ninguna matanza. La semana pasada, una organización indígena dijo que había recibido reportes de una matanza en una aldea de los yanomamis en la selva amazónica.

Nicia Maldonado, ministra para los pueblos indígenas, dijo a la radio estatal que los funcionarios que fueron al lugar la semana pasada llegaron el miércoles a la comunidad de Irotatheri, donde la masacre habría tenido lugar. Añadió que el equipo no encontró señales de violencia.

No fue posible entrar en contacto con líderes de la Organización Horonami Yanomami, que inicialmente difundió los reportes de la masacre.

Luis Andrés Henao en Twitter: https://twitter.com/LuisAndresHenao