Un poderoso sismo de 7,6 grados sacudió el miércoles a Costa Rica y a una amplia franja de Centroamérica, sin reportes inmediatos de víctimas ni daños, aunque la comunicación fue interrumpida en numerosas zonas.

El Servicio Geológico de Estados Unidos informó que el temblor ocurrió a las 08:42 locales a unos 141 kilómetros (88 millas) al occidente de la capital, San José. El epicentro fue localizado a una profundidad de 41 kilómetros (25 millas). En un principio se informó que había sido de 7,9 grados.

"Estamos recibiendo llamadas (de personas sobre posibles daños)", dijo Kenia Campos, funcionaria de la vicealcaldía de Hojancha, en declaraciones telefónicas a The Associated Press. "Hay una o dos casas que se derrumbaron ... dos caminos bloqueados", agregó y señaló que de momento no hay reportes de víctimas.

Campos dijo que hay temor entre la gente porque "se habla mucho de terremotos" y que el anterior en Costa Rica se presentó "hace más de 50 años". Hojancha tiene 7.197 habitantes, refirió.

"Todos lloran mucho y las líneas telefónicas están saturadas", declaró Diana Salas, quien labora en el Hotel Punta Islita en la zona de Guanacaste, aunque afirmó que no había daños en la zona.

En la comunidad costera de Nosara en el noroeste de Costa Rica los árboles fueron sacudidos fuertemente y los postes del tendido eléctrico oscilaron.

Una alerta de tsunami fue emitida para Costa Rica, Panamá y Nicaragua, dijo el Centro de Advertencia de Tsunami en el Pacífico en un boletín. Indicó que desconocía si se había generado un maremoto, pero que la alerta se basaba en la magnitud del sismo.

El alerta fue cancelado para Colombia, El Salvador, Honduras, México, Perú y Guatemala.

____

El corresponsal E. Eduardo Castillo de The Associated Press en la Ciudad de México contribuyó con este despacho.