El presidente chileno, Sebastián Piñera, admitió hoy que su país no tiene nada que ganar en el litigio abierto por la demanda marítima peruana, ya que actualmente ejerce soberanía sobre las áreas que Lima aspira a obtener en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

"Eso de que Chile no tiene mucho que ganar y tiene mucho que perder obedece a que los terrenos en el territorio físico como en el territorio marítimo que pretende o aspira Perú están hoy día bajo soberanía y control chilenos", explicó el mandatario en una entrevista a Radio Cooperativa.

"Es cierto (...) que lo mejor que puede lograr Chile es que se mantenga la situación tal como está hoy día. Ese es el máximo, porque Chile hoy día ejerce soberanía sobre todos los territorios que están siendo cuestionados en La Haya. En cambio, Perú no ejerce sobre ninguno", recalcó.

"Por tanto, añadió Piñera, si el fallo fuera 99 % a favor de Chile y 1 % a favor de Perú, Perú va a poder decir que logró un uno por ciento.

Ese fallo se conocerá en el primer semestre de 2013, después de que en diciembre ambos países expongan sus alegatos orales en este juicio, abierto a raíz de la demanda presentada por Perú en 2008.

Perú basa su demanda en el argumento de que el límite marítimo no está fijado, y pide establecerlo en una línea equidistante a las costas de ambos países, con lo que ganaría unos 35.000 kilómetros cuadrados de mar sobre los que actualmente Chile ejerce soberanía.

Chile refuta esa tesis sobre la base de dos acuerdos firmados en 1952 y 1954 que indican que el límite marítimo está delimitado en el paralelo, mientras que Lima considera que esos documentos, suscritos también por Ecuador, son solo convenios pesqueros.

Ese es el principal objetivo de Perú, pero en su demanda incluye además otras dos peticiones: mover unos 220 metros el punto terrestre desde el cual se proyecta el límite marítimo y tener soberanía sobre un triángulo exterior de mar.

Esa área, que abarca unos 28.400 kilómetros cuadrados, constituye actualmente una zona de alta mar, por lo que, de obtener Perú la soberanía sobre ese triángulo, en rigor Chile no perdería territorio.

En este caso, además, uno de los lados del triángulo coincide con la línea del paralelo que Perú cuestiona en su demanda, por lo que esta petición aparece como segunda opción ante la posibilidad de que la Corte reafirme la validez del paralelo como límite.

Piñera defendió hoy que la postura chilena es "sólida y justa" y se basa no solo en los tratados de los años 50, sino también en que "durante los últimos 60 años tanto Perú, como Ecuador, como la comunidad internacional siempre reconocieron el paralelo como límite".

"La mejor prueba de ello es que Chile siempre ha ejercido soberanía sobre el mar al sur del paralelo", recalcó el presidente, que reveló por primera vez algunos de los hechos que su país aduce como demostración de esa práctica.

"Por ejemplo, ¿dónde cambiaban de bandera los barcos de la operación UNITAS (ejercicios navales anuales conjuntos entre Estados Unidos y otros países latinoamericanos) entre Perú y Chile? En el paralelo, y eso no tiene nada que ver con pesca", subrayó el mandatario.

"¿Dónde piden permiso los aviones cuando tienen que aterrizar en el aeropuerto de Chacalluta (Arica)? Exactamente sobre el paralelo. ¿Hasta dónde Chile tendió el cable de fibra óptica? Exactamente hasta el paralelo", agregó.

"Hemos entregado una enorme cantidad de hechos que demuestran que la única interpretación consistente es que el paralelo es el límite marítimo entre Perú y Chile", concluyó el mandatario.