El centrocampista de la selección peruana y del Chievo Verona italiano Rinaldo Cruzado afirmó hoy que Perú demostrará el viernes ante Venezuela que no merece ocupar la última posición de las eliminatorias al Mundial de Brasil 2014.

Cruzado recalcó que el objetivo de Perú, que solo tiene tres puntos en la competencia, es conseguir los seis en disputa en los partidos que jugará en Lima, el viernes ante Venezuela y el martes frente a Argentina.

A juicio del centrocampista esto será más fácil ahora que la selección entrenada por el uruguayo Sergio Markarián "no tendrá lesionados" como en las anteriores jornadas de la competencia clasificatoria.

"Veo al equipo muy metido y enchufado y estoy seguro que Paolo Guerrero llegará bien a los dos enfrentamientos. Además, el público está concienciado con la importancia del partido y se han vendido todas las entradas", explicó, en alusión a un dolor en un pie que presentó el goleador peruano en los últimos días.

Como local, Perú derrotó en su primer partido a Paraguay por 2-0, con dos tantos de Guerrero, pero luego perdió en casa por 0-1 ante Colombia en un encuentro en el que los peruanos sufrieron la baja por lesión de varios titulares.

Cruzado adelantó hoy que tanto él como sus compañeros saldrán "a dejar la vida" contra Venezuela, porque "los ingredientes ya están dados y solo falta que los jugadores pongan su parte".

El centrocampista, que ha disputado cuatro de los cinco partidos de Perú en estas eliminatorias, confió en ser titular en las dos jornadas venideras, pero recordó que "nadie es dueño del puesto", por el que compite con Luis Ramírez, Edwin Retamoso, Josepmir Ballón y Carlos Lobatón.