Un pedazo de Colombia llega este mes a Nueva York de la mano de "La más grande historia jamás cantada", un espectáculo de más de dos horas de canciones en español y más de 100 personas traídas desde Bogotá.

El show, que se presentará el 21, 22 y 23 de septiembre en el Frederick P. Rose Hall del Lincoln Center, representa una de las pocas producciones originales latinoamericanas traídas a la Meca del teatro musical.

"Es un reto gigantesco", dijo María Isabel Murillo, la compositora musical de la obra. "Aquí se presenta lo mejor. Tenemos que competir con creatividad y talento, pero venimos absolutamente orgullosos de lo que traemos".

El espectáculo, con 85 actores y una orquesta de 18 músicos, ya se ha presentado durante más de dos temporadas en Colombia, donde ha sido descrito como "una ópera rock con góspel, jazz y salsa".

Sin hablar, sólo cantando, los actores narran la vida de Jesús desde niño hasta adulto, centrando la historia en Jerusalén. Felipe Salazar, un colombiano de 32 años, interpreta a Jesús, mientras que el papel de María lo tiene la actriz Isa Mosquera. Ambos derrocharán su voz en un espectáculo que cuenta con la participación de 20 niños, el menor de ellos de seis años.

Vestuarios artesanos y una escenografía que usa costal con apliques de bambú dan un toque colombiano a la producción, aseguran sus protagonistas.

"La idea es mostrar algo que es nuestro", dijo Salazar. "Vinimos además con un formato gigante. Son elementos muy distintos a los que la gente está acostumbrada".

Tanto Salazar como Murillo, quien también es la directora de la compañía productora del musical, Misi Producciones, dijeron que se consideran pioneros a la hora de traer un espectáculo colombiano a la ciudad de los rascacielos. No muchos artistas latinoamericanos lo hacen. "Fuerza Bruta", un show argentino que se muestra en un teatro fuera de Broadway, es otro ejemplo de un espectáculo latinoamericano en Nueva York.

Murillo destacó que estrenar el musical en Manhattan celebra los 25 años de Misi Producciones pero además promueve a Colombia en el extranjero. El espectáculo en Nueva York está financiado en parte por el gobierno colombiano y la aerolínea Avianca, entre otros patrocinadores. Es posible que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, lo vea durante su visita a la ciudad con motivo de la Asamblea General de Naciones Unidas, dijeron los artistas.

"Creo que Misi Producciones es un poco como un patrimonio nacional", dijo Murillo sobre su compañía, conocida en Colombia por sus adaptaciones de musicales como "West Side Story", "Jesucristo Superestrella" o "El Mago de Oz".

Se espera que el público que disfrute de la obra no sea sólo hispano y por ese motivo habrá subtítulos en inglés, dijo la compositora. El espectáculo, escrito por Arturo Tovar y coreografiado por Rob Barron, tuvo que ser adaptado al escenario del Frederick P. Rose Hall, que a diferencia del escenario del teatro Colsubsidio de Bogotá, donde el musical se presenta desde 2010, no es giratorio.

Esculturas de camellos, caballos y todo tipo de aves decorativas forman parte de la escenografía, dijo Murillo, quien describió el musical como un espectáculo alegre pero que invita a la reflexión.

"Encontramos a un Jesús que no representa ninguna filosofía en particular, sino a toda la humanidad en su esencia", dijo la colombiana. "Es un pensamiento que no dejará de sorprender a muchos".

___

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens