Miles de maestros peruanos del Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (Sutep) iniciaron hoy una huelga indefinida nacional en reclamo por el aumento de sus salarios.

La huelga hizo que se cancelaran las clases escolares en las instituciones de enseñanza pública en la mayoría del país y las protestas produjeron el bloqueo de algunas carreteras y vías.

En Lima, cientos de docentes marcharon hacia el Congreso de la República con pancartas y banderolas, causando una gran congestión de vehículos a su paso, para entregar un documento donde solicitaron el apoyo del Legislativo para instaurar una comisión de diálogo con el Ejecutivo.

Un grupo de manifestantes del Sutep, encabezado por su secretario general, René Ramírez, fue recibido por el presidente del Congreso, Víctor Isla, a quien le pidió interceder por una reunión con representantes de los Ministerios de Educación, de Economía y Finanzas y de Trabajo.

Según Ramírez, con las nuevas escalas salariales que plantea el Gobierno "se les quiere quitar derechos adquiridos", y en lugar de incrementarles los salarios se les propone rebajarlos.

Los maestros exigen un incremento inmediato equivalente al 15 % de sus sueldos, por lo que han rechazado el anuncio del viceministro de Gestión Institucional del Ministerio de Educación, Fernando Bolaños, de que todos los docentes recibirán un aumento de "entre 100 y 200 soles" (entre 38 y 76 dólares).

Ramírez indicó que era un "insulto" el aumento señalado y añadió que unos 350.000 maestros se plegaron hoy a sus protestas en todo el país.

"Desde el año 1991 el Estado tiene una deuda con nosotros que está reconocida y no se quiere pagar", afirmó Ramírez a la emisora Radio Programas del Perú (RPP) y aseguró que esa cifra asciende a 25.000 millones de soles (unos 9.500 millones dólares).

Sin embargo, el presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez, declaró hoy que no existe una justificación para una paralización de labores de los maestros.

"Creemos que esta huelga no tiene razón de ser, hay un proyecto de ley de Reforma Magisterial que se ha presentado al Congreso, que incluye un importante aumento de sueldos, con un presupuesto de 720 millones de soles (unos 274 millones de dólares), así que no existe ningún fundamento o consideración gremial que pueda justificar una huelga de este tipo", afirmó.

El Sutep afirma que la nueva propuesta de ley no establece con claridad los aumentos anunciados para los maestros y que las evaluaciones no deben poner en riesgo su estabilidad laboral.

Por su parte, el presidente Ollanta Humala hizo un llamado "al magisterio a buscar el diálogo" sin medidas de fuerza que traten de "cambiar el rumbo del país", pues en su gestión se busca hacer una "reforma profunda" de la educación.

En la región central de Junín, en la provincia de Tarma, miles de maestros interrumpieron la vía de acceso a la selva central por más de tres horas, y en la ciudad de Tingo María, en la región de Huánuco, un 90 % de los profesores acató la medida de fuerza, informó RPP.

En la ciudad de Chimbote, a 431 kilómetros al norte de Lima, se produjeron violentos enfrentamientos entre decenas de huelguistas que fueron dispersados por la Policía con gases lacrimógenos, mientras que en la ciudad sureña de Arequipa se produjo una manifestación pacífica.

El viceministro Bolaños señaló que un balance preliminar del Ministerio indicó que la asistencia docente fue normal en colegios estatales de siete regiones: Ucayali, Puno, Pasco, Madre de Dios, Huánuco, Apurímac y Arequipa.

En la región sureña de Moquegua, la asistencia llegó a un 72 %, en la norteña La Libertad se alcanzó un 74 %, en Cajamarca, un 16 %, mientras que en Lima Metropolitana, un 57 %, manifestó Bolaños.

El secretario general del Sutep dijo que mañana los manifestantes marcharán rumbo al Ministerio de Educación, y rechazó la posibilidad de que les apliquen descuentos en sus salarios por la huelga.