El soberanista Partido Quebequés (PQ) ganó las elecciones legislativas celebradas el martes en la provincia canadiense, pero sin mayoría absoluta del Parlamento provincial y con un asesino que mató a una persona e intentó acabar con la vida de la dirigente independentista Pauline Marois

Según informó la Dirección General de Elecciones de Québec, el PQ liderado por Pauline Marois obtuvo el 31,9 % de los votos emitidos y tendrá 54 de los 125 diputados de la Asamblea Nacional, el Parlamento provincial.

Aunque el PQ tendrá 3 diputados más que los obtenidos en las anteriores elecciones, el partido ha perdido apoyo popular al pasar del 35,1 % de los votos en 2008 al 31,9 actual.

En segundo lugar se situó el hasta ahora gobernante Partido Liberal de Québec (PLQ), de tendencia federalista, que recibió el 31,2 % de los votos y contará con 50 diputados, 16 menos que los obtenidos en las elecciones de 2008.

El tercer puesto es para la nueva formación política Coalition Avénir Québec (CAQ), un partido conservador nacionalista, que consiguió el 27 % de los votos y 19 diputados.

Finalmente, el izquierdista Québec Solidaire, tuvo un 6 % de los votos y contará con 2 diputados en el parlamento provincial.

La jornada electoral terminó de forma dramática.

Un individuo de 50 años disparó en el local de Montreal en el que Marois estaba pronunciando su discurso de victoria y mató a una persona.

La Policía de Montreal dijo que el individuo, que fue detenido poco después en las afueras del edificio, hirió de gravedad a otra personas y provocó un incendio en la parte trasera del local en el que el Partido Quebequés celebraba su triunfo electoral.

El supuesto atentado contra Marois se produjo justo cuando expresaba su deseo de que Québec se convierta en un país independiente y su convicción de que eso sucederá.

"Queremos un país. Y lo tendremos" dijo Marois.

"Le digo a nuestros vecinos canadienses que sean abiertos. Tengo la firme convicción que Québec necesita convertirse en un país soberano" añadió la líder del PQ que también intentó tranquilizar a la población anglófona de la provincia.

"A los anglófonos, que no se preocupen, compartimos la misma historia y quiero que compartamos nuestro futuro común" dijo Marois poco antes de que dos miembros de su equipo de seguridad se abalanzasen sobre ella y la retirasen a toda prisa del escenario del teatro Metropolis de Montreal.

Marois apareció poco después rodeada por seis agentes de policía y solicitó a los centenares de seguidores que se habían congregado en el teatro que abandonasen tranquilamente el local.

Antes del incidente, el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, y el ya exprimer ministro de Québec, Jean Charest, felicitaron a Marois y al PQ por su victoria pero le recordaron que los quebequeses sólo le habían concedido un Gobierno minoritario.

"El pueblo de Québec ha decidido elegir un Gobierno minoritario liderado por el Partido Quebequés" dijo Harper a través de un comunicado.

"No creemos que los quebequeses desean revisar las viejas batallas constitucionales del pasado" añadió el primer ministro canadiense.

Por su parte, Charest, declaró que "los resultados de esta elección señalan que el futuro de Québec está en Canadá".

El resultado de las elecciones de Québec suponen un respiro para el resto de Canadá, después de que las encuestas de los últimos días pronosticasen el derrumbe del PLQ y una amplia victoria del PQ.

Para los federalistas, e incluso para algunos independentistas, el PQ se ha quedado muy lejos de obtener el apoyo popular necesario para convocar el tercer referéndum independentista de la historia de Québec, tras los celebrados en 1980 y 1995.