Un tribunal penal de Guatemala ratificó hoy la vigencia de la orden de detención emitida en 1993 en contra del expresidente de este país Jorge Serrano Elías, exiliado en Panamá, por considerar que los delitos de que se le acusa "continúan vigentes".

Serrano es señalado por la Fiscalía de trece delitos de corrupción y violación a la Constitución, por el fallido "autogolpe" de Estado que protagonizó el 25 de mayo de 1993.

El fiscal Carlos Barrios, quien dirige la investigación en contra del exgobernante (1990-1993), dijo a los periodistas que el juzgado Quinto Penal de la capital guatemalteca notificó hoy a la Fiscalía su decisión de "mantener vigentes las órdenes de captura" por los trece delitos de que es señalado.

Los abogados de Serrano Elías, quien permanece exiliado en Panamá, solicitaron semanas atrás a ese tribunal dejar sin efecto las órdenes de detención en su contra, para permitir su regreso al país y resolver su situación jurídica.

Barrios dijo que la Fiscalía se opuso a esa petición, debido a que considera que los delitos supuestamente cometidos por el exmandatario "no han prescrito" y el supuesto daño cometido "no ha sido reparado" por lo que "debe ser capturado".

En 1993, el exmandatario, de forma unilateral, intentó suprimir los Poderes Legislativo y Judicial, para, según argumentó en ese momento, "depurar" el Estado de supuestos grupos de políticos que lo "extorsionaban" a cambio de dejarlo gobernar.

Según la Fiscalía, Serrano, quien fue depuesto del cargo siete días después del "autogolpe", debe ser detenido y puesto a disposición de un tribunal para que determine su supuesta responsabilidad en los delitos de que se le acusa.

Tras ser destituido del cargo, Serrano huyó hacia Panamá en donde permanece desde junio de 1993 en su carácter de "exiliado político".