Más de dos años después de que fue promulgada, la parte más controvertida de la crucial ley de inmigración de Arizona está por entrar en vigencia con el apoyo del fallo que una corte federal anunció el miércoles en la noche.

Pero la Corte Suprema de Estados Unidos abrió un campo minado en el ámbito jurídico a través del cual debe navegar ahora el gobierno de Arizona cuando empiece a aplicar la controversial disposición.

La cláusula, una de las pocas significativas que el alto tribunal dejó pendiente con un veredicto en junio, requiere que todos los policías de Arizona verifiquen la situación migratoria de las personas que detengan cuando apliquen otras leyes y sospechen que no tienen permiso para estar en Estados Unidos.

Sin embargo, aunque preservó ese requisito, la Corte Suprema dejó explícitamente abierta la puerta a discusiones de que la ley lleva a la violación de derechos civiles. Los abogados necesitarán que las víctimas prueben esa situación.