El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, criticó el miércoles al Consejo de Seguridad de esa organización por no tomar medidas para proteger a los sirios que están expuestos a hechos de violencia a gran escala, los cuales han dejado miles de muertos.

Ban dijo en un encuentro de la Asamblea General que la parálisis del Consejo no sólo daña al pueblo sirio, sino también la reputación del grupo de naciones. Además, consideró que la inmovilidad está debilitando el principio que contempla la protección de los civiles que se ven atrapados en un conflicto.

En 2005, durante una cumbre de la ONU, los líderes mundiales coincidieron en que los gobiernos tienen una responsabilidad colectiva de proteger a la gente contra el genocidio, los crímenes de guerra y de lesa humanidad, así como los actos de "limpieza étnica".

Ban exigió medidas urgentes.

"No podemos permanecer inmóviles mientras las poblaciones son víctimas de estos graves crímenes y violaciones", dijo.

Rusia y China, aliados de Siria, han vetado tres resoluciones del Consejo de Seguridad que amenazaban con sancionar al gobierno de Damasco si no detenía los ataques.