La socialista Anne Hidalgo, número dos de la alcaldía de París, comenzó hoy su carrera de fondo hacia las municipales de 2014 con la intención de "escribir una nueva página" en la historia de la ciudad, donde podría llegar a ser la primera mujer en conseguirlo y la primera en contar con orígenes españoles.

Gaditana de nacimiento y francesa de adopción, la sucesora natural de Bertrand Delanoë quitó importancia al simbolismo de ambos hechos biográficos, pero reconoció que le suponen un bagaje que podría ayudarle en sus aspiraciones.

"Soy una parisina con sus problemas de guardería, escuela o transporte. Los he vivido y los vivo, (...) y es verdad que la experiencia que compartimos entre mujeres puede ser muy útil en la función política y como alcaldesa", indicó en su primer acto mediático desde que anoche anunciara sus planes.

En francés y en castellano como deferencia a parte de los medios presentes, la socialista recalcó no obstante que no trabaja "para la diferencia de género, sino para la igualdad", y dejó claro que el proyecto electoral que va a elaborar está abierto a las propuestas de todos los ciudadanos.

Hidalgo, hija de inmigrantes y nieta de refugiados, nacida en la localidad de San Fernando (Cádiz, España) en 1959, reconoció que ante todo se siente "europea", y que como muchos otros parisinos, tiene raíces en otro país y una cultura que, en su caso, es franco-española.

"Francia me ha dado la suerte de hacer estudios, un porvenir que España en aquella época no me podía dar, de modo que me siento totalmente europea", indicó en esa intervención, en la que recordó que París la fascinaba y que tras haber llegado a Francia de pequeña, acabó optando por asentarse en esa ciudad que para ella era "un sueño".

La vicealcaldesa, que mantiene la doble nacionalidad, eligió en su primer acto de campaña visitar uno de los locales que la asociación benéfica Emmaüs tiene en la capital francesa, porque su trabajo en favor de una economía social y solidaria representa a su juicio lo que ella tiene ganas de hacer al frente de la ciudad.

Y pese a contar con el beneplácito de Delanoë, un apoyo que reconoce y agradece, precisa que se presenta no como su sucesora, sino como candidata al Ayuntamiento, consciente de que el balance del actual alcalde quedará "grabado" a largo plazo en la ciudad, pero de que se debe también escribir esa "nueva página".

"La transformación que él ha impulsado está ahí. Hace falta estar a la altura de lo que se ha hecho y de los cambios ante los que debemos situarnos", indicó la política, dispuesta a "mejorar la calidad de vida" de los ciudadanos y a debatir con ellos desde cuestiones de alojamiento hasta otras de transporte e innovación.

"Quiero adherir a los parisinos a un proyecto que será el suyo", avanzó en esa breve comparecencia, asegurando que se toma esta nueva fase "realmente en serio", para estar preparada cuando en 2013, año en el que comenzará la precampaña oficial, todos los candidatos se sitúen en la "misma línea de salida".

De momento, según un sondeo difundido el domingo por "Le Journal du Dimanche", Hidalgo figura como favorita al cargo, batiendo a cualquiera de los probables candidatos de la derecha, entre los que destacan el ex primer ministro François Fillon, su antiguo número dos Jean-Louis Borloo y la exministra de Justicia Rachida Dati.

Con las ideas claras y tras doce años ejerciendo como número dos, esta doctora en Derecho asegura estar "bien rodeada" y preparada para iniciar esta etapa, en la que no planea fijarse en sus hipotéticos contrincantes, sino "mirar hacia adelante".

Y en caso de que de sus propias filas o de las de los socios del Partido Socialista llegaran nuevos aspirantes, se dice favorable a unas primarias abiertas, en línea con su idea de que en política son todos los ciudadanos, y no solo los militantes, quienes deben tener la palabra.