A Alex Zanardi le encanta correr, pero lo que realmente ama es ganar.

El ex piloto de Fórmula Uno se llevó el miércoles la medalla de oro de los Juegos Paralímpicos en ciclismo -un triciclo impulsado con los brazos- en la pista de carreras de Brands Hatch, marcando un tiempo de 24 minutos, 50,22 segundos.

La victoria coronó un viaje increíble para el ex conductor de 45 años, quien casi muere en 2001 en un accidente terrible durante una carrera de CART en Alemania.

"Es una sensación increíble", dijo un claramente exuberante Zanardi. "Estoy muy, muy feliz por el resultado".

Zanardi celebró bajándose de su triciclo y levantándolo con la mano derecha por encima de la cabeza y levantando al cielo el puño del otro brazo.

Fue algo fuera de lo común, pero fue a propósito.

"Soy Alex Zanardi", explicó con una sonrisa enorme y arrastrando cada sílaba con su acento italiano. "Siempre se me ocurre algo".

El viaje de Zanardi a los Juegos Paralímpicos comenzó en la carrera American Memorial 500 el 15 de septiembre de 2001, en ??la pista EuroSpeedway Lausitz de Alemania. Fue el único evento de la serie de la CART que se corrió en Europa, con los demás en Estados Unidos, y no se canceló pese a que se celebró cuatro días después de los ataques terroristas en Estados Unidos.

Zanardi, un ex doble campeón de la CART, había tenido una temporada difícil. Empezó en el sitio 22 de un total de 27 competidores, pero su coche estaba respondiendo bien. Estaba disfrutando de la competencia, rebasando un auto tras otro, hasta que se puso a la cabeza cuando faltaban 13 vueltas para el final.

Zanardi hizo su última parada en los pits y el jefe de equipo lo apresuró con la mano, diciéndole "¡Vamos, vamos,vamos!"

Sin embargo, a medida que ganaba velocidad para volver a la carrera, el coche se salió de control y entró mal a la pista. El canadiense Alex Tagliani, quien iba a casi 320 kph (200 mph), no lo pudo evadir. El cono de fibra reforzada de carbono del coche de Tagliani rebanó el costado izquierdo del auto de Zanardi, justo en la cabina y al lado de la rueda delantera, que es la parte más débil del vehículo.

El accidente cercenó la pierna derecha de Zanardi desde la rodilla y la izquierda a la altura del muslo, unos cinco centímetros por encima de la rodilla. Perdió el 70% de su sangre, la pelvis se fracturó en cinco lugares y acabó con su hígado lacerado. A pesar de todo, Zanardi estaba vivo y ahora es campeón paralímpico.