El Parlamento panameño suspendió hoy el segundo de tres debates para la aprobación de un polémico proyecto de reformas electorales, impulsado por el oficialismo y rechazado por la minoritaria oposición debido a desórdenes en las gradas del hemiciclo legislativo.

El proyecto de Ley 508 que reforma el Código Electoral es impulsado por el partido Cambio Democrático (CD), del presidente panameño, Ricardo Martinelli, y propone la eliminación del voto lista, el más polémico de la serie de cambios que plantea.

La sesión legislativa de este miércoles "la vamos a suspender por el día de hoy, por la alteración de los ánimos que hay en las gradas", donde se congregaron por segundo día consecutivo grupos afectos y detractores del Gobierno, dijo el presidente de la unicameral Asamblea Nacional, el oficialista Sergio Galvez.

El diputado del CD cerró la segunda sesión de debates y no precisó cuándo será retomada, aunque portavoces opositores aseguraron que seguramente será mañana.

En las gradas del Parlamento, que estaban copadas por personas que apoyan las reformas y por miembros del opositor Frente por la Democracia, se dieron algunos conatos de peleas.

Miembros del Frente, que está formado por los opositores Partido Panameñista (PPa), Partido Revolucionario Democrático (PRD) y diversos gremios sindicales y grupos cívicos, se habían concentrado frente al Parlamento antes de entrar a la sesión.

Los diputados oficialistas defienden el proyecto y señalan que éste no pone en peligro la democracia, como denuncia la oposición, que además asegura que solo beneficiaría a los diputados que se han cambiado a la bancada de Gobierno.

El presidente del Tribunal Electoral, Gerardo Solís, también ha pedido que se retire el proyecto de formas, con el argumento de que ya no habría tiempo de reformar el cronograma electoral para las generales de mayo de 2014, y que los cambios promovidos por el oficialismo carecen del consenso de la sociedad.

El vicepresidente panameño y presidente del Partido Panameñista, Juan Carlos Varela, en oposición desde que en agosto de 2011 rompió la alianza con Martinelli, volvió a pedir hoy al Gobierno y sus parlamentarios que desistan del proyecto de reformas electorales.

Varela afirmó que la Asamblea está legislando a espaldas del pueblo, alertando que se está "jugando con la democracia".

La diputada oficialista Marilyn Vallarino dijo a Efe que las reformas propuestas no ponen en riesgo la democracia y que, por el contrario, la garantizan y promueven que el elector "aprenda a votar" al eliminarse el denominado "voto plancha" o por listado para que sea "un voto un candidato".

"Creo que nosotros debemos saber cómo votamos por un ciudadano y no por un partido, eso es lo que ahora estamos pidiendo con las reformas al Código Electoral", agregó Vallarino.

El proyecto legislativo consta de doce artículos y fue presentado en agosto pasado ante la Comisión legislativa de Gobierno por el diputado oficialista Abraham Martínez.

Además de eliminar el voto lista, el proyecto establece un 50% de las postulaciones para mujeres para las elecciones internas de los partidos, según un comunicado de la Asamblea Nacional.

También establece que las primarias deben celebrarse seis meses antes de los comicios nacionales, y que los aspirantes a candidaturas independientes a la Presidencia deben recolectar un mínimo del 2 % de adherentes del total de votos válidos emitidos en las últimas elecciones, entre otros.