El nuevo enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, el argelino Lajdar Brahimi, se trasladará a Siria en su primera visita como mediador, después de viajar a Egipto el próximo domingo, anunció su ayudante, Naser al Qudua, en declaraciones en El Cairo.

Al Qudua, que no precisó la fecha exacta del viaje, subrayó que todavía no se ha perdido la esperanza en hallar una solución a la crisis en Siria, aunque "es difícil encontrarla en el momento actual".

Brahimi tiene previsto entrevistarse con el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, dentro de cuatro días en capital egipcia, en el que será también su primer viaje a Egipto desde que fue nombrado enviado especial para Siria el pasado 17 de agosto.

Al Qudua adelantó que el mediador tiene programado reunirse también con personalidades de la oposición siria durante su estancia en Egipto, cuya duración no especificó.

El ayudante del enviado especial asiste hoy a la reunión ordinaria de los ministros de Exteriores de la Liga Árabe.

Brahimi, de 78 años y con una dilatada experiencia, asumió oficialmente el 1 de septiembre su nueva responsabilidad, en sustitución de Kofi Annan, quien renunció a comienzos de agosto tras denunciar la falta de voluntad para solucionar el conflicto tanto entre las partes, como en el seno de la comunidad internacional.

En una entrevista concedida el lunes pasado a la televisión británica BBC, el nuevo enviado para Siria calificó su misión de "casi imposible" por la escalada de la violencia.