Benita Veliz, una mexicana de 27 años que reside en Estados Unidos sin la debida documentación desde que tenía ocho años, dijo a la AP que se siente "privilegiada" de poder hablar el miércoles durante la convención demócrata en representación de millones de otros dreamers.

"Esta noche hablaré en representación de los soñadores, que están en la misma situación que yo debido a las leyes actuales y necesitan una oportunidad para poder avanzar en este país", indicó la residente de San Antonio horas antes de subir al escenario para presentar durante un minuto a la periodista de origen cubano Cristina Saralegui.

"Soy muy optimista de que el presidente (Barack) Obama va luchar", dijo refiriéndose a una reforma migratoria. "Sé que es muy complicado, pero soy optimista y espero que podamos salir adelante y pasar el Dream Act".

El proyecto de ley que allanaría un camino a la ciudadanía a los hijos de inmigrantes que viven en Estados Unidos sin permiso legal en caso de que terminen sus estudios universitarios — conocido como Dream Act — recibió la sanción de la cámara baja en diciembre de 2010 pero no obtuvo los votos necesarios en el Senado, por lo que Obama anunció en junio pasado una serie de medidas para suspender temporalmente las deportaciones de algunos jóvenes que fueron traídos por sus padres de manera irregular cuando eran niños.

Quienes cumplen con los requisitos establecidos por el gobierno en la llamada "acción diferida" pueden también recibir un permiso de trabajo de dos años, que puede ser renovado.

Veliz dijo a AP que ya solicitó la suspensión de su deportación y que está a la espera de la cita para aportar sus huellas digitales, el primer paso del programa anunciado en junio.

Algunas organizaciones han calculado que la cantidad de beneficiarios podría acercarse a los dos millones.

"A los 20 años, terminé estudios de sociología y biología, pero debido a mi estatus no he podido ejercer ni estudiar derecho, como deseo", indicó Veliz en español vía telefónica. "Como muchos otros dreamers, he tenido que ganarme la vida con trabajos diversos como fotografía o enseñando inglés".

El representante Luis Gutiérrez justificó la intervención de una inmigrante sin papeles ante la convención porque Benita Veliz "es americana en todo, menos en un pedazo de papel" y porque "eso de tener o no papeles en nuestra comunidad (hispana), yo creo que no tiene gran relevancia".

"Puede haber críticas, que vengan las críticas", agregó el representante de origen puertorriqueño, uno de los principales impulsores de la reforma inmigratoria en el Congreso. "Pero nuestra comunidad ve en esa joven a sus propios hijos".

La reforma migratoria fue una de las promesas que formuló Obama a la comunidad latina en su campaña del 2008 para llegar a la presidencia y es uno de los puntos que ésta le reclama como promesa incumplida.

El partido demócrata aprobó en la víspera su plataforma programática, en la que renovó la necesidad "urgente" de una reforma migratoria integral que defina la situación de 11 millones de inmigrantes que residen en Estados Unidos sin la debida documentación.

Las 30 principales organizaciones latinas de Estados Unidos se declararon complacidas con la plataforma demócrata, pero advirtieron que esperan un compromiso real para darle máxima prioridad en caso que el presidente Barack Obama resulte reelecto.

Gutiérrez expresó su esperanza que, de resultar reelegido, Obama "tendrá más tiempo y un plato no tan lleno" para poder dedicarse a la reforma migratoria.

"El Partido Republicano va a tener que mirarse en el espejo el día siguiente de las elecciones y decir '¡Qué pela nos dieron con los latinos! Es tiempo que nos sentemos y no obstruyamos el proceso", agregó el legislador, reiterando las quejas demócratas de que los republicanos han obstruido cualquier intento de aprobar leyes migratorias durante el gobierno de Obama.

Varios sondeos recientes conceden a Obama una amplia ventaja sobre su rival republicano Mitt Romney en cuanto a la intención de votos entre hispanos, aunque las encuestas dan un empate técnico entre la población general estadounidense.

La presencia de Veliz y Saralegui en la cartelera del miércoles es una muestra parcial de los esfuerzos que realizan los demócratas para animar el voto latino, un electorado clave para las aspiraciones reeleccionistas de Obama.

Los demócratas concedieron la víspera el discurso principal de la convención por primera vez a un latino, el alcalde de San Antonio Julián Castro, y el presidente de la convención es otro hispano, el alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa.

La importancia del voto hispano quedó de relieve nuevamente el miércoles, cuando la primera dama Michelle Obama exhortó a los delegados latinos a trabajar más que nunca para lograr la reelección de su esposo Barack.

"No tenemos un minuto que perder. Todos tenemos que trabajar como nunca. Necesitamos que todos ustedes salgan cada día", dijo durante una reunión del comité de delegados hispanos asistentes a la convención de tres días que celebran los demócratas.

La primera dama recordó que Obama ganó la elección en 2008 por un estrecho margen, y que en el estado sede de la convención — Carolina del Norte — la ventaja sobre el republicano John McCain fue de apenas 14.000 votos.

"Eso es apenas cinco votos por cada distrito. Así que cuando se paren de sus sillas, necesitamos que vayan a conseguir esos cinco votos, y luego otros cinco y que sigan consiguiendo más", dijo Obama al día siguiente de cerrar la jornada inaugural de la convención con un discurso en el que defendió los atributos de su esposo para permanecer en la Casa Blanca hasta 2016. "No se detengan hasta que las mesas de votación cierren" el 6 de noviembre, pidió.

La vicepresidenta del Comité Nacional Demócrata Linda Chávez Thompson, desafió a la audiencia a lograr un porcentaje del voto latino a favor de Obama de 80 o 90%, para rebasar el 61% que logró en 2008.

La congresista por Nueva York Nydia Velásquez pidió a los delegados presentes ayuda para que el partido recupere en noviembre la mayoría en la cámara baja que perdió durante las elecciones de medio término de 2010, cuando los republicanos además lograron el control de casi 30 gobernaciones y legislaturas estatales.

"Hay 70 escaños competitivos en todo el país. Cincuenta de ellos resultaron electos por independientes que querían un cambio, pero ahora no les gusta lo que están viendo", dijo la legisladora de origen puertorriqueño. "Tenemos la oportunidad si ustedes nos ayudan a llegar allí".

En el acto también intervinieron la asesora presidencial Valerie Jarrett y la directora de la oficina para política interna de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz.

___

Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com/luisalonsolugo

___

Interactivo elecciones Estados Unidos 2012 : http://hosted.ap.org/interactives/2012/elecciones-EU/