Los demócratas cambiaron el miércoles su plataforma política para agregar una mención de Dios y declarar que Jerusalén es la capital de Israel.

La decisión llegó después de las críticas de los republicanos.

Muchos en la audiencia abuchearon después de que el presidente de la convención Antonio Villaraigosa, el alcalde de Los Angeles, determinó que las enmiendas han mejorado a pesar del hecho de que un amplio grupo de delegados objetó.

El representante llamó tres veces a votar antes de dar el fallo.

El partido restableció las palabras contenidas en la plataforma de 2008 que decían que "necesitamos un gobierno que defienda las esperanzas, valores e intereses de la gente trabajadora, y le dé a todos los que estén dispuestos a trabajar duro la posibilidad de aprovechar al máximo al potencial dado por Dios".

El plan de trabajo también incluye lo que los asesores dijeron que era el punto de vista personal de Obama sobre Jerusalén.