El abogado de un centro nocturno en un suburbio de Albany, Nueva York, dijo el miércoles que quizá no sea el ballet Bolshoi, pero que las mujeres que bailan sobre las piernas de los clientes tienen derecho a la misma exención de impuestos que otros espectáculos artísticos.

W. Andrew McCullough presentó su argumento ante la Corte Suprema del estado de Nueva York, en el que podría ser uno de los casos de impuestos más subidos de tono que se haya atendido en ese tribunal.

McCullough alegó que el centro nocturno Nite Moves, debería recibir la exención fiscal que beneficia a las "presentaciones de artes dramáticas o musicales".

Un abogado que representa al estado dijo que el centro nocturno no expuso bien su argumento. Las autoridades locales exigen al lugar el pago de 300.000 dólares en impuestos retrasados.

El fallo está previsto para el mes entrante.