Las autoridades puertorriqueñas han alertado a la ciudadanía a tomar las debidas precauciones ante la posibilidad de un gran sismo próximamente debido a la gran cantidad de temblores que han ocurrido últimamente en la llamada Trinchera de Puerto Rico.

La Red Sísmica de Puerto Rico (RSPR) informó hoy en un comunicado de prensa de que el alerta se debe a que en agosto pasado se registraron 605 temblores en la Trinchera de Puerto Rico, la zona sísmica del Sombrero y la Plataforma de las Islas Vírgenes, lo que representó un aumento de un 246 % comparado con julio.

El temblor de mayor magnitud ocurrió el martes a las 8.24 hora local, con una intensidad de 5,2 grados en la escala Richter y con un epicentro a 394 kilómetros al noreste de San Juan, la capital de Puerto Rico.

La zona al noreste de Puerto Rico ha sentido, hasta ayer, la cantidad de 556 movimientos telúricos en tres fallas: la Trinchera de Puerto Rico, la zona sísmica del Sombrero y la Plataforma de las Islas Vírgenes.

La sismóloga Lillian Soto Cordero, de la RSPR, sostuvo a medios locales que la cantidad de temblores seguirá aumentando "porque continuamos el procesamiento de eventos que se siguen localizando en el área".

Recordó que la actividad telúrica ocurre con frecuencia en Puerto Rico debido a que la isla caribeña está en una zona activa donde se experimentan movimientos de tierra de manera frecuente.

"Todos los meses hay enjambres. Uno de los factores que incide en estos movimientos es que estamos en un área en que la isla está bordeada por sistemas de fallas", explicó.

Puerto Rico no ha sufrido un gran temblor desde 1918, cuando se registró un sismo de 7,4 grados en la escala de Richter que causó la muerte a 140 personas y generó un tsunami acompañado por olas de más de 6 metros de altura.