El Congreso argentino inició el miércoles el debate de un controvertido proyecto de ley del oficialismo para reducir de 18 a 16 años la edad mínima para votar en coincidencia con una denuncia de la oposición sobre el uso de fondos públicos para adoctrinar adolescentes a favor del gobierno en los colegios públicos.

El proyecto, que también contempla la posibilidad de habilitar el sufragio para los extranjeros con dos años de residencia permanente, comenzó a discutirse en la comisión de asuntos constitucionales del Senado.

El oficialismo, que cuenta con mayoría en ambas cámaras, confía que "en la primera semana de octubre podemos estar votando la iniciativa perfectamente", declaró el senador Aníbal Fernández, autor de la iniciativa.

En la oposición desconfían de la propuesta pues creen que busca ampliar la base de adhesión de la presidenta Cristina Fernández y avanzar en una reforma de la constitución que la habilite a presentarse a un tercer mandato.

"Estoy convencido de que al gobierno no lo mueve la vocación de ampliar los derechos de los chicos... hay intentos muy fuertes de instalar la reelección indefinida y denuncias concretas de adoctrinamiento ideológico en los colegios", disparó el jefe de la bancada de senadores de la opositora Unión Cívica Radical (UCR), Luis Naidenoff.

Distintas encuestas muestran que Fernández es más popular en la franja entre 18 y 25 años.

En paralelo a la discusión del Senado, un grupo de diputados opositores denunciaron este miércoles que la agrupación juvenil La Cámpora, cuyo liderazgo se atribuye al hijo de la presidenta, Máximo Kirchner, realiza proselitismo en las escuelas públicas.

Según el informe legislativo, militantes de La Cámpora dictaron en unos 40 establecimientos públicos de nivel primario y secundario de todo el país un taller de formación política mediante un juego llamado "Héroe Colectivo", que según los denunciantes es financiado con recursos del Estado y tiene por objetivo "adoctrinar a los chicos".

El juego en cuestión está basado en un clásico de la historieta argentina de ciencia ficción, "El Eternauta", cuyo autor Héctor Oesterheld es un desaparecido de la última dictadura militar (1976-1983).

El protagonista es un viajero del tiempo que se hace llamar el "Eternauta", único sobreviviente de una invasión de seres extraterrestres. En su primer capítulo, los invasores lanzan una nevada mortal sobre Buenos Aires que encuentra al futuro héroe en una casa junto a su familia y amigos.

Como la vivienda estaba herméticamente cerrada, sobrevivieron a la aniquilación y deciden organizarse para superar la catástrofe.

En la adaptación del juego de mesa ideado por La Cámpora el comienzo del Eternauta se remonta al país de 2003 cuando asumió Néstor Kirchner, esposo y antecesor de la actual mandataria, en medio de una profunda crisis económica, explicó la diputada Patricia Bullrich, de Unión por Todos.

La legisladora indicó que los enemigos en el juego son los diarios "Clarín y La Nación", ambos críticos del gobierno, "la oposición y los productores rurales" que llevaron adelante una ole de protestas contra la presidenta en 2008 en rechazo a un aumento del impuesto a las exportaciones de granos.

"Este accionar viola la ley de educación nacional que establece una escuela laica y plural... La Cámpora invade las escuelas con sus banderas", afirmó el diputado Eduardo Amadeo, del peronismo disidente.

En la ciudad de Buenos Aires, su alcalde Mauricio Macri --líder de centro-derecha-- lanzó una línea telefónica gratuita para que los padres denuncien la presencia de La Cámpora en las escuelas públicas. La iniciativa fue calificada como persecutoria por dirigentes kirchneristas.

Fernández ha negado que fomente prácticas de adoctrinamiento en las escuelas, pero defendió el derecho de los jóvenes a militar en política.

El proyecto oficialista impulsa una reforma del código electoral para impulsar el voto no obligatorio de los jóvenes entre 16 y 18 años, edad a partir de la cual el sufragio es una obligación de todo ciudadano hasta los 70 años.

"No lo hemos inventado de la nada, nos lo han pedido los jóvenes y por eso hemos llevado a la práctica esta discusión", dijo el senador Fernández.