Un hombre armado, sospechoso de robar un automóvil, secuestró después un autobús escolar que transportaba a varios niños durante un paseo, y obligó a que el conductor lo llevara a una barriada cercana, informó el martes la policía.

Las autoridades agregaron que el sujeto y un presunto cómplice trataron de ocultarse primero en una clínica pública, donde tomaron como rehén a una mujer, que resultó herida durante un tiroteo entre los sospechosos y la policía.

La mujer se encontraba en estado crítico y uno de los sospechosos, alcanzado también por las balas, falleció después.

De acuerdo con la policía, el otro sospechoso huyó de la clínica, se apoderó del autobús y escapó posteriormente, sin que los niños sufrieran lesiones.

El conductor del autobús, Marco Pereira, dijo al diario Globo que su mayor temor era que el vehículo quedara atrapado en algún tiroteo entre el sospechoso y la policía.