El delantero Paolo Guerrero se incorporó el martes a los entrenamientos de la selección de Perú, pero aún sigue en duda para jugar el viernes ante Venezuela por las eliminatorias de la Copa del Mundo debido a una lesión en el pie.

Guerrero es el único lesionado de las cuatro principales figuras de Perú. En la víspera se practicó una resonancia magnética a Guerrero que mostró que su lesión ha tenido una mejoría.

En tanto, los delanteros Claudio Pizarro y Jefferson Farfán y el volante Juan Vargas se encuentran bien.

"Soporta el trabajo sin mayor inconveniente, seguramente va a ir creciendo a lo largo de los días. A ver si puede ser de la partida el viernes", declaró el técnico de la selección Sergio Markarián.

Guerrero se lesionó en un entrenamiento de su club, el Corinthians, el 22 de agosto, al pisar a un compañero durante las prácticas.

El médico del equipo, Jorge Alva, informó que aunque se observó una mejoría en la lesión de su pie, aún presenta un poco de inflamación.

La presencia de Guerrero el viernes ante Venezuela significaría el reencuentro de las cuatro estrellas de Perú en el campo de juego, ya que en las dos anteriores fechas ni Pizarro ni Vargas jugaron por lesiones, al igual que Farfán que solo jugó escasos minutos ante Colombia.

Los partidos contra Venezuela el viernes, y contra Argentina, el próximo martes, ambos en Lima, son cruciales para un Perú que marcha último en la tabla de posiciones de Sudamérica con solo tres puntos.

"El lugar que tenemos no es la envidia de nadie, estamos últimos", dijo Markarián.

"En la intimidad del plantel nosotros pensamos que no jugamos tan mal como para estar tan escasos de puntos. Me parece que hemos jugado para más puntos de los que tenemos... sobre la base del muy buen rendimiento que el equipo tuvo ante Paraguay, nosotros creemos en las posibilidades del equipo, creemos que si jugamos así, tenemos chance de ganar", añadió.

El técnico uruguayo aclaró que la presencia o no de Guerrero en el equipo el viernes, no cambiará el sistema y la propuesta de juego, que serían básicamente "lo mismo".

Por su parte, Vargas fue directo al describir la situación de Perú: "jodida".

"Nuestra mentalidad ahorita es ganar estos dos partidos y tratar de hacer puntos, no podemos dar ventaja de perder, y solamente queremos ganar, y vamos a tratar de hacerlo y vamos a pelear, vamos a dejar todo en el campo", aseguró.

Venezuela, por su parte, llegó a Lima el martes y expresó su malestar por los inconvenientes sufridos en su viaje y llegada a la capital peruana.

La Federación Venezolana de Fútbol (FVF) dijo en comunicado en su página electrónica que las autoridades aéreas peruanas negaron durante varias horas el ingreso del vuelo charter a su espacio aéreo. Después, ya en el aeropuerto, la delegación venezolana fue sometida a una exhaustiva revisión por parte de una unidad antidrogas.

La Federación Peruana de Fútbol aclaró que la FVF decidió gestionar todos sus trámites en Perú por cuenta propia, y no en coordinación con la federación local, como usualmente se realiza, lo que originó que su avión no obtuviera a tiempo el permiso previo para ingresar a territorio peruano.