El ingeniero Jorge Quijano asumió hoy la jefatura del Canal de Panamá en sustitución de Alberto Alemán Zubieta, quien ocupó el cargo durante 16 años y lideró el traspaso de la vía interoceánica de manos de Estados Unidos a soberanía panameña.

En un acto oficial al que asistió el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, además de otras personalidades políticas, Quijano firmó el acta que lo acreditó como el nuevo administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) por un período de siete años, prorrogables por otros siete si así lo decide la Junta Directiva del organismo autónomo.

En un breve discurso, Quijano aseguró que mantendrá la política aplicada por su predecesor, y que el principal reto que tiene por delante es llevar a buen término el proyecto de ampliación del Canal y la entrada en operaciones de las nuevas estructuras.

"El futuro del Canal está lleno de retos y, ciertamente, no serán fáciles", dijo el nuevo administrador, un ingeniero con 36 años de experiencia en la ACP, que expresó su confianza en que la capacidad de la fuerza laboral del organismo sorteará todos los obstáculos que se presenten.

El Canal de Panamá es objeto desde 2007 de una ampliación que duplicará hasta las 600 millones de toneladas anuales su capacidad de transporte de carga, que se espera concluya a más tardar en abril de 2015.

El proyecto está a cargo del consorcio internacional Grupos Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la empresa española Sacyr Vallehermoso, e involucra una inversión de al menos 5.250 millones de dólares.

Por su parte, Alemán Zubieta calificó de "honor" el haber dirigido el Canal desde 1996, cuando aún estaba en manos de Estados Unidos, y auguró "grandes éxitos" a Quijano como administrador de la vía.

El Canal de Panamá, considerada una de las más grandes obras de ingeniería del mundo, fue inaugurado en 1914 por Estados Unidos, que lo construyó y administró hasta el 31 de diciembre de 1999, cuando pasó a manos del país centroamericano.

Alemán Zubieta asumió la jefatura de la vía en 1996, cuando fue designado administrador de la extinta Comisión del Canal de Panamá, una agencia federal del Gobierno estadounidense, y luego de la ACP, el ente autónomo panameño que lo administra y opera.