Las fotografías de Henri Cartier-Bresson retratan algunos de los acontecimientos más épicos del último siglo en hermosas tonalidades del blanco al negro. La mayoría de esas impresiones en gelatina de plata fueron realizadas por un mismo hombre entre 1967 y 1997. Se trataba de Voja Mitrovic, un maestro impresor del reconocido laboratorio Picto de París.

Con el paso de los años Cartier-Bresson le regaló a Mitrovic 28 impresiones firmadas y dedicadas, algunas de las cuales rara vez habían sido vistas por el público, hasta ahora.

La casa de subastas Christie's rematará las impresiones así como otras cuatro fotografías firmadas por Cartier-Bresson el 4 y el 5 de octubre. La casa de subastas considera que facturarán más de 400.000 dólares.

Cartier-Bresson, quien murió en 2004 a los 95 años, ha sido definido como uno de los fotógrafos más talentosos de la historia, celebrado por lo que él denominaba como "el momento decisivo", como momentos de la Guerra Civil Española, la liberación de los campos de concentración nazis y el funeral de Mahatma Gandhi. También capturó escenas de la vida cotidiana e innumerables retratos de artistas como Henri Matisse, William Faulkner y George Balanchine.

Las impresiones de Christie's fueron ofrecidas por el reconocido fotógrafo Peter Turnley, quien las compró a Mitrovic en 2004 poco después de la muerte de Cartier-Bresson.

"Ya fuera que Voja imprimiera una exposición, un libro o una colección, Cartier-Bresson le pedía que eligiera una fotografía que le gustara para que la firmara y se la dedicara", dijo Turnley, quien conoció al "altísimo y elegante Yogoslav" mientras trabajaba con él en Picto de 1978 a 1980.

Las impresiones incluyen imágenes raras como "Oración del viernes, Srinagar, Cachemira", en la mezquita de Mahdum Shah Ziarat que podría alcanzar entre 25.000 y 35.000 dólares.

A pesar de todos los años en los que Mitrovic hizo impresiones para el fotógrafo, "no recordaba que el fotógrafo francés le pidiera alguna vez que rehiciera una impresión", dijo Turnley.

También fue en Pitco donde Turnley encontró por primera vez a Cartier-Bresson, quien dejó una huella profunda en él y su obra.

"No exagero el grado al que la expresión de Cartier-Bresson ha influido en mi vida", dijo Turnley, quien ha fotografiado la condición humana en el mundo y cuyas imágenes han llegado a portadas de numerosas revistas.

Turnley tuvo largas amistades con ambos y después de que su carrera despuntó, Mitrovic también imprimió su trabajo.

Mitrovic es "es quizá el mejor impresor en blanco y negro de la historia de la fotografía" y también trabajó para maestros como Helmut Newton, Man Ray y Josef Koudelka.

El público "será aún más consciente de la contribución que un gran impresor fotográfico puede dar a la expresión visual y artística de un fotógrafo", dijo Turnley. "Esto es una historia y una colección de impresiones fabulosas que están saliendo de las sombras".

Turnley dijo que habló con Mitrovic, de 75 años, la semana pasada y que estaba "muy emocionado de que el mundo de la fotografía tenga la oportunidad de entrar en contacto con esas impresiones".

La colección incluye algunas de las composiciones más características y buscadas de Cartier-Bresson como "Derrière la Gare Saint-Lazare" que se estima sea vendida por entre 30.000 y 50.000 dólares, y la imagen de un chico llevando dos grandes botellas de vino bajo sus brazos que podría sumar entre 20.000 y 30.000 dólares.