El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se comprometió hoy a no repetir "los errores" cometidos en anteriores intentos de buscar la paz, mientras las FARC anunciaron que están dispuestas a dialogar "sin rencores ni arrogancias".

Tanto Santos como el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias "Timochenko", dieron hoy a conocer sus posturas de cara a la apertura formal de un proceso para lograr el fin del conflicto armado colombiano, después de las conversaciones exploratorias mantenidas por ambas partes en los últimos meses.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se refirieron hoy por primera vez a las conversaciones en un vídeo difundido por internet que incluye una canción a ritmo de rap sobre el diálogo que comenzará formalmente en Oslo el mes próximo y que después continuará con la instalación de las mesas en Cuba.

Santos, por otra parte, anunció hoy que el proceso de paz "se debe iniciar en unas semanas", entre su Gobierno y las FARC.

"Tenemos por delante también el reto de acompañar el proceso que se debe iniciar en unas semanas para buscar la paz de este país, un proceso que sin duda va a ser difícil, pero que si nos proponemos sacarlo adelante, estoy seguro que así será", dijo Santos durante una ceremonia en la que juraron seis de sus ministros.

En el mismo acto añadió que esas conversaciones de paz requieren "del concurso de todos los miembros del Gabinete, de todos los miembros del Gobierno y de todos los colombianos".

Cuba acogerá el diálogo de paz del Ejecutivo de Colombia con las FARC, un proceso que contará también con el apoyo de Noruega y el acompañamiento de Venezuela y Chile, según un acuerdo entre las partes, divulgado la semana anterior.

Y este lunes se indicó en Colombia, extraoficialmente, que el exvicepresidente y quien también fue ministro de Gobierno y embajador en España y en Reino Unido, Humberto de la Calle Lombana, será el jefe del equipo negociador del Gobierno.

"Timochenko", también conocido como "Timoleón Jiménez", sucedió a finales de 2011 al frente de las FARC a Guillermo León Sánchez, "Alfonso Cano", muerto en combate con militares.

"Llegamos a la mesa de diálogos sin rencores ni arrogancias", afirma "Timochenko" al inicio del vídeo para después cerrarlo con la proclama: "Hemos jurado vencer y venceremos".

La canción es interpretada por dos insurgentes jóvenes vestidos con pantalón de camuflaje y una camiseta con el rostro del guerrillero argentino Ernesto "Che" Guevara.

La letra tiene alusiones a Santos y al expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), quien se ha manifestado contrario a la apertura de este nuevo proceso de paz desde que se hizo público la semana pasada.

"Me voy para La Habana, esta vez a conversar/ el burgués (Uribe) que nos buscaba/ no nos pudo derrotar", dice el rap, que tiene el acompañamiento musical de unos tambores y una guitarra.

La composición continúa así: "Me voy para La Habana, esta vez a conversar/ con aquel que me acusaba de mentir sobre la paz./ Me voy para La Habana, supieran con qué emoción/ me voy a conversar la suerte de mi nación".

Hasta ahora el Gobierno colombiano ha dado escasos detalles de lo acordado con las FARC en las "conversaciones exploratorias", como las llamó Santos al confirmar el pasado 27 de agosto únicamente que habían tenido lugar como ya afirmaban medios como Telesur.

"Con mucha esperanza los colombianos estamos viendo si podemos finiquitar este conflicto que tantos dolores nos ha causado", dijo hoy el presidente Santos en un programa radial difundido por varias emisoras del norte de Colombia.

El anunciado proceso será el tercero formal del Estado colombiano con las FARC en la larga historia del conflicto armado interno. Los dos primeros fracasados.

El primero lo promovió el presidente conservador Belisario Betancur (1982-1986), que avanzó hasta un alto el fuego, y el segundo lo llevó a cabo el también conservador Andrés Pastrana (1998-2002), que aceptó desmilitarizar una gran zona del sur del país y nunca cesaron las hostilidades.

El texto del acuerdo divulgado el 29 de agosto por RCN señala que ambas partes se comprometen a "iniciar conversaciones directas e ininterrumpidas" con el compromiso de "poner fin al conflicto como condición esencial para la construcción de la paz estable y duradera".

El documento, de cuatro folios, establece que el diálogo versará sobre "política de desarrollo agrario integral", "participación política", "fin del conflicto", "solución al problema de las drogas ilícitas", "víctimas" e "implementación, verificación y refrendación".

En el texto se abordan asuntos como un cese el fuego y de hostilidades "bilateral y definitivo", el abandono de las armas y la reinserción de los guerrilleros, incluso en la política, como oposición y mediante los movimientos que surjan del acuerdo final, según informó RCN.