El capitán del equipo estadounidense de Copa Davis, Jim Courier, afirmó hoy que será "un gran reto" enfrentarse a España en la semifinal de Gijón, en pista de tierra, y que siente que no son "los favoritos".

"Lo más desafiante será enfrentarse a España en pista de tierra, desde luego. Sobre esa superficie ellos no han perdido en mucho, mucho tiempo. Creemos que tenemos una oportunidad, pero también que no somos los favoritos", aseguró Courier en una conferencia de prensa durante el Abierto de Estados Unidos.

Courier capitaneará a John Isner, Sam Querrey, y los hermanos Bob y Mike Bryan, quienes se enfrentarán a los españoles David Ferrer, Nicolás Almagro, Marcel Granollers y Marc López, según se dio a conocer hoy.

Courier dijo de Ferrer y Almagro, quienes jugarán los partidos individuales, que "tal como se vio en el Abierto de Francia, compiten en pista de tierra a un altísimo nivel", y que "estarán preparados para defender los colores de su país", por lo que los estadounidenses tendrán que estar "frescos y centrados para tener una oportunidad contra ellos".

También destacó que Granollers y López, quienes disputarán el partido de dobles, forman un equipo "muy duro" y "golpean la pelota con mucha potencia desde la línea de fondo, con grandes golpes de derecha".

Courier subrayó que no se plantea aún la final, ni si preferiría disputarla contra Argentina o contra República Checa (los otros dos semifinalistas), ya que, según sus palabras, ya tienen "bastante" con preocuparse por su encuentro con España.

Asimismo, apuntó que, tras su retirada de las pistas, "el equipo va a echar de menos a Andy (Roddick)", pero recordó que es "el ciclo de la vida" y hay que "seguir adelante", para lo que los demás jugadores "están en buena forma".