La venta de vehículos nuevos en Brasil batió una marca histórica en agosto con 405.518 unidades, en momentos de crisis financiera global, anunciaron el martes autoridades del sector.

La Federación Nacional de Distribución de Vehículos Automotores reveló que esa cifra representa un incremento de 15,4% sobre julio y de 31,7% sobre agosto de 2011. En lo que va del año se han vendido 2,38 millones de automóviles nuevos en Brasil.

La marca anterior era de diciembre de 2010, con 361.200 unidades, según la Federación.

El repunte en la venta de autos nuevos se dio en momentos en que el gobierno redujo el impuesto sobre productos industrializados para los vehículos como parte de un conjunto de medidas para estimular la economía de cara a la crisis financiera, que provocó un declive en la actividad económica, en especial en la industria.

Las empresas distribuidoras de automóviles intensificaron en agosto su campaña de venta ante la perspectiva de que la reducción de impuestos se iba a vencer el 31 de ese mes, pero el gobierno accedió al pedido de las empresas fabricantes y prolongó la medida dos meses más.

"Fue un mes sorprendente. Cuando se exonera el consumo, el mercado reacciona", comentó a periodistas Flavio Meneghetti, presidente de la Federación.

El aumento en la venta de vehículos fue corroborado por las cifras de producción industrial, que registró un incremento de 0,3% en julio comparado con el mes anterior gracias a las medidas de estímulo económico del gobierno, informó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística.

La producción industrial en Brasil había registrado cifras negativas entre marzo y mayo, pero tuvo una leve recuperación de 0,2% en junio y continuó la tendencia creciente en julio.

André Luiz Macedo, coordinador del sector industrial del instituto de estadística, indicó que el crecimiento industrial fue impulsado por los sectores favorecidos por la exoneración tributaria, como electrodomésticos y automóviles.

"La producción industrial muestra por segundo mes consecutivo una variación positiva... pero los resultados negativos de marzo, abril y mayo son superiores a los aumentos de los últimos dos meses", comentó Macedo a periodistas.

La economía brasileña ha mostrado un crecimiento débil en lo que va del año, con un aumento de 0,2% en el primer trimestre y de 0,4% en el segundo.

En el segundo trimestre el sector industrial registró una contracción de 0,25% según datos del Instituto, pero fue compensado por un fuerte crecimiento del sector agropecuario de 4,9%.