Brasil registró en agosto una venta récord de 420.101 vehículos gracias a las reducciones de impuestos concedidas por el Gobierno para incentivar uno de los sectores más afectados por la crisis económica internacional, informó hoy la Federación de Distribuidores de Vehículos Automotores (Fenabrave).

La cifra supera las 381.600 unidades vendidas en diciembre de 2010, antes de que el país fuera afectado por la actual crisis económica, que era hasta ahora el mayor número de vehículos comercializados en Brasil en un mes.

El número de automóviles, camiones, autobuses y comerciales ligeros vendidos en agosto superó en un 15,3 por ciento las ventas de julio (364.201 unidades) y en un 28,3 por ciento las del mismo mes del año pasado (327.360 unidades), según las cifras de la patronal de los distribuidores.

La información sobre la venta histórica había sido anticipada la semana pasada por el ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, y por el fabricante Fiat en un comunicado divulgado ayer, pero las cifras sólo fueron confirmadas hoy por la Fenabrave.

Los dirigentes de la patronal admitieron que las ventas fueron impulsadas por el descuento en el Impuesto sobre Productos Industrializados que el Gobierno concedió en mayo pasado para estimular el sector y cuyo vigor fue recientemente extendido hasta octubre.

La medida busca incentivar el mercado interno en medio de la crisis y ayudar uno de los sectores más afectados por la coyuntura internacional debido a la caída de sus exportaciones.

Pese a que la reducción de impuestos beneficia exclusivamente los automóviles, las ventas aumentaron también en los demás sectores.

Mientras que el número de automóviles, camionetas y furgonetas vendidas creció en un 15,4 por ciento desde julio y se ubicó en agosto en 405.518 unidades, el número de camiones vendidos creció un 5,9 por ciento, hasta 11.360 unidades, y el de autobuses un 54,8 por ciento, hasta 3.223 unidades.

Según la Fenabrave, el número de vehículos vendidos en el país en los primeros ocho meses del año se ubicó en 2.501.111 unidades, con un crecimiento del 5,5 por ciento frente al mismo período del año pasado.

Las ventas de automóviles y comerciales ligeros acumuladas en el año crecieron en un 6,97 por ciento impulsadas por los incentivos del Gobierno, hasta 2.289.252 unidades, pero las de camiones, cuyos impuestos no han sido reducidos, cayeron un 20,1 por ciento en el año, hasta 91.623 unidades.

Las ventas de autobuses, que igualmente aún no reciben beneficios, acumularon en los ocho primeros meses una caída del 9,3 por ciento, hasta 20.241 unidades.

El resultado récord de agosto obligó a la Fenabrave a revisar sus previsiones para este año.

La federación esperaba una caída del 0,4 por ciento en el número de vehículos vendidos este año pero ahora espera terminar 2012 con 3,7 millones de unidades comercializadas, con un crecimiento del 8,05 por ciento frente a 2011.