"No tengas miedo". Esa fue la consigna con la que Victoria Azarenka se blindó para avanzar el martes a las semifinales del Abierto de Estados Unidos.

En un partido tenso y de alto nivel, Azarenka fue llevada al límite por la campeona vigente Samantha Stosur, pero la bielorrusa se impuso 6-1, 4-6, 7-6 (5) en dos horas y 23 minutos, sin contar una interrupción de 76 minutos por lluvia.

La número uno del ránking mundial no había perdido un solo set en seis duelos previos contra la australiana, pero Stosur se recuperó una y otra vez después de un primer set desigual.

"Se van a sonrojar con lo que me decía, es censurable", dijo Azarenka tras una victoria que le aseguró permanecer en la cima del escalafón de la WTA pase lo que pase el resto de la semana en Flushing Meadows.

Al final, sin embargo, deslizó una frase más refinada: "No seas una gallina".

Azarenka no se conforma con seguir como número uno y haber avanzado a las semifinales.

"Quiero mucho más", dijo sobre la posibilidad de obtener un segundo título de Grand Slam tras el que obtuvo el pasado enero en el Abierto de Australia. "Voy a dejar todo lo que tengo".

Eran las 7:00 de la noche, y por culpa de la lluvia intermitente Azarenka fue la única que pudo completar con triunfo un partido de individuales el martes.

El partido que determinará la siguiente rival de Azarenka en semifinales, entre la rusa Maria Sharapova y la francesa Marion Bartoli, tuvo que ser suspendido. Bartoli saldrá con ventaja de 4-0 en el primer set cuando el duelo se reanude el miércoles.

Para Sharapova, esta es la segunda vez que el mal tiempo le da una mano. Perdía 2-0 en el tercer set ante su compatriota Nadia Petrova cuando empezó a llover. Luego de una pausa de 75 minutos, Sharapova arrasó en cinco de los siguientes seis games.

Bartoli y Sharapova tuvieron que irse a sus hoteles, debido a que el torneo quería a como diera lugar que el estadio Arthur Ashe pudiese tener el plato fuerte de la noche: el argentino Juan Martín del Potro frente a Andy Roddick por una plaza en cuartos de final.

Del Potro, campeón del US Open 2009, podría encargarse de pasar al retiro a Roddick, el campeón de la edición de 2003. Inesperadamente, el estadounidense anunció la semana pasada, en el día que cumplió 30 años, que este torneo sería el último de su carrera.

Además, en los octavos de final de la rama masculina, el partido entre David Ferrer y Richard Gasquet se detuvo en el tercer set, con el español y cuarto cabeza de serie al frente 7-5, 7-6 (2), 2-2 sobre el francés. Y el serbio Novak Djokovic tenía pendiente un duelo con el suizo Stanislas Wawrinka.