Unos 200 tesoros de la cultura maya trasladados desde Guatemala y México se exponen desde hoy en el Museo Nacional de Corea en Seúl, con motivo del 50 aniversario del establecimiento de lazos diplomáticos entre esos países y Corea del Sur.

Las piezas, seleccionadas entre miles de reliquias mayas, representan "la perspectiva visionaria de una cultura que supo visualizar el tiempo y el espacio", indicó a Efe el ministro de Cultura guatemalteco, Carlos Batzin, que viajó a la capital surcoreana para participar en la inauguración del evento.

La exposición "Maya 2012", que se divide en dos espacios dedicados respectivamente a Guatemala y México, presenta desde cerámica y orfebrería hasta esculturas y grabados de animales como el jaguar, "emblemático de los mayas al ser la representación de la feminidad en la Tierra", explicó el ministro.

Por parte de México destaca la presencia del Chac mool, una valiosa escultura de influencia tolteca que representaba para los mayas "el ciclo de la vida y el sacrificio que había que ofrecer a los dioses para dar continuidad a ese ciclo", declaró a Efe la embajadora de México en Seúl, Martha Ortiz de Rosas.

Tanto el ministro de Cultura guatemalteco como la embajadora de México pronunciaron, junto a autoridades locales, un discurso de inauguración en el que destacaron la atención que la cultura maya está atrayendo en 2012, año especialmente marcado en su calendario que ha dado lugar a diversas especulaciones.

"Se ha dicho que en diciembre va a llegar el fin del mundo según los mayas, pero no es así, porque su cultura no tiene dogmas ni profecías", aseguró Carlos Batzin, que interpretó como un "cambio de ciclo" lo que el calendario de esta antigua civilización marca para finales de 2012.

Ambos representantes también aprovecharon sus intervenciones para desear un mayor estrechamiento de los lazos tanto culturales como políticos y económicos con Corea del Sur, que ha incrementado recientemente su interés por Latinoamérica al ser una región emergente y rica en recursos.

"Maya 2012" estará abierta al público hasta el próximo 28 de octubre y espera atraer a más de medio millón de visitantes, según los organizadores.