Para quienes piensan que las camisetas con la imagen del presidente estadounidense Barack Obama son algo muy típico, la Convención Demócrata que se celebra en Charlotte (Carolina del Norte) ofrece alternativas como tazas, diademas, chapas o huchas alusivas al mandatario.

La convención empieza oficialmente este martes y se espera que lleguen más de 35.000 personas a Charlotte para participar o ver de cerca el cónclave demócrata en el que Obama será nominado de manera formal candidato para las elecciones del 6 de noviembre.

A las puertas del centro de convenciones ya se han instalado los primeros puestos como el de Cyntia Harroway, que ha venido desde Maryland (noreste) con algunas propuestas originales como la diadema "Obama, Obama" con letras en azul y rojo sobre plástico blanco, vistosas a la vez que prácticas para sujetar el pelo.

En el apartado moda también diseña unos bolsos de plástico transparente con el nombre del mandatario, aunque lo que más vende, según dijo a Efe, son los muñecos del presidente con la cabeza un tanto desproporcionada para poner sobre el escritorio.

Harroway ha innovado con una versión hucha de este muñeco, que aparece sonriente con una mano levantada y la otra sobre la Biblia como cuando juró su cargo en enero de 2009, en el que se pueden guardar monedas para ahorrar, algo que en tiempo de crisis es un plus.

"Siempre me gustó pintar y dibujar, lo he hecho durante años como hobby pero alguien me dijo que le gustaba, que por qué no lo vendía y empecé a hacerlo", explicó a Efe.

Harroway se define como independiente aunque simpatiza con Obama. "Desgraciadamente no puedes hacer todo en un mandato", dijo en referencia a los problemas económicos que afronta el país y agregó que espera que el presidente sea reelegido en noviembre.

Para los más prácticos están las camisetas, con las que cualquier grupo puede expresar su simpatía por Obama, al igual que con las chapas sobre las que se puede leer "Mujeres por Obama", "LGTB por Obama", "Obama y'all", que emplea un apócope de las palabras "you" (vosotros) "all" (todos) típicamente sureña.

El centro de convenciones también tiene su tienda de recuerdos, donde trabaja como voluntaria Stephanie Burside, quien según dijo a Efe lo que más vende son precisamente las camisetas.

"Muchas personas están comprando para ellos mismos, aunque también regalos para llevar a aquellos que no han podido venir", indicó.

También tiene en su tienda artículos para niños, como baberos y camisetas con la mascota presidencial, "Bo", el perro de aguas portugués que Obama regaló a sus hijas tras ganar las elecciones.

Para los más desconfiados hay una taza con el rostro del mandatario y el lema "Made in USA" (Hecho en Estados Unidos) y una reproducción de su partida de nacimiento por el otro lado.

Antes del apogeo de la convención, Vicky Andrews, que también trabaja de voluntaria, aprovecha para hacer algunas compras y reconoce con una sonrisa que es su segunda visita a la tienda.

"Compré unos broches para regalar y hoy voy a comprar este para mí", dice a Efe mientras sujeta un alfiler con la silueta de un burro, el símbolo del Partido Demócrata, con unas piedras en tonos, rojo, azul y blanco, como los colores de la bandera estadounidense.

Andrews señala que es voluntaria y anota: "Es la primera vez que se celebra una convención en nuestro estado; soy una gran seguidora del presidente y una demócrata desde hace muchos años, así que es una oportunidad de formar parte de la historia".

Tal vez haya quien opine que son solo objetos para acumular, algunos de dudoso gusto, o con una estética un tanto extravagante como para lucir más allá de lo que dure la convención, pero todo el mundo quiere llevarse un recuerdo de Obama.