Milicianos del grupo fundamentalista islámico Al Shabab atacaron posiciones del Ejército de Somalia en la localidad meridional de Afgoye, a 30 kilómetros de Mogadiscio, informó hoy el grupo somalí de medios Shabelle.

Oficiales de las Fuerzas Armadas somalíes citados por Shabelle señalaron que milicianos de Al Shabab fuertemente armados asaltaron un campamento militar durante la pasada noche.

"Nuestras fuerzas repelieron el ataque", aseguró un oficial del Ejército de Somalia, quien agregó que las tropas somalíes no habían sufrido bajas durante el intercambio de disparos.

Las fuerzas multinacionales de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) y el Ejército somalí se hicieron con la estratégica ciudad de Afgoye el pasado 25 de mayo, clave para el avance hacia el bastión de Al Shabab, la importante ciudad portuaria de Kismayo, en el extremo sur del país.

Uno de los más recientes pasos hacia la toma de Kismayo fue la conquista de la localidad portuaria de Marca, donde los medios somalíes indicaron que el Ejército local está llevando a cabo operaciones para garantizar la seguridad en la zona.

En cuanto a la toma de Kismayo, testigos citados hoy por el diario keniano Daily Nation aseguraron que los residentes de la ciudad somalí han comenzado a irse de sus hogares para evitar los enfrentamientos entre Al Shabab y las fuerzas aliadas.

Por su parte, el Ejército de Kenia, que combate en el sur del país como parte de AMISOM anunció el domingo que había abatido a 36 milicianos de Al Shabab en su avance hacia Kismayo.

De forma paralela a lucha militar contra Al Shabab, Somalia está inmersa en un proceso político para concluir la transición, iniciada en 2004.

Aunque la fecha acordada el pasado año para la elección del nuevo presidente de Somalia -y, con esto, del fin de la transición- era el pasado 20 de agosto, el Comité Técnico de Selección (órgano supervisor del proceso, del que forma parte la ONU) anunció hoy que tendrá lugar el próximo 10 de septiembre.

Al Shabab, que el pasado febrero anunció su unión formal con la red terrorista Al Qaeda, combate desde 2006 (aunque no en su actual formato) al Gobierno Federal de Transición somalí y a sus aliados para instaurar un Estado musulmán de corte wahabí.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin un gobierno medianamente efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra que responden a los intereses de un clan determinado y bandas de delincuentes armados.