Decenas de miles de personas continuaban el lunes sin energía eléctrica en Luisiana y Misisipí, días después de que Isaac arrojó fuertes lluvias en la región de la costa del Golfo, donde varias regiones bajas siguen bajo el agua.

La mayoría de las zonas inundadas se encontraban en Luisiana, donde se reportaron más de 100.000 personas sin energía eléctrica el lunes por la mañana. Otros miles también carecían de energía en Misisipí y Arkansas.

Miles de evacuados permanecen en refugios o hacinados en casas de familiares y amigos.

"Mi familia está dividida", dijo Angela Serpas, que vive en Braithwaite, una zona que quedó gravemente inundada. Serpas y su hija se están quedando con familiares mientras su esposo e hijo están en Belle Chasse, un área suburbana del distrito.

"Esta es la segunda vez que perdemos nuestra casa. La perdimos también con Katrina", agregó.

En tanto, inspectores de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) intentan controlar las pérdidas. Los residentes pueden solicitar ayuda para reparación de sus hogares y para residencia temporal, entre otros gastos.

El presidente Barack Obama tiene previsto visitar Luisiana el lunes, un día antes de la Convención Nacional Demócrata. Se reunirá con funcionarios locales, hará un recorrido para ver los daños causados por la tormenta y verá las actividades de respuesta y recuperación antes de hablar con reporteros en la Parroquia Bautista Saint John, anunció la Casa Blanca. El candidato presidencial republicano Mitt Romney visitó el estado el viernes. La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, visitó la Bahía de St. Louis, Misisipí, y Slidell, Luisiana, el domingo.

"Somos parte de un equipo que se asegurará de que se solucionen los problemas dejados por el huracán Isaac y que se atiendan a todos los afectados", dijo Napolitano. "En tanto, por favor sepan que todos nosotros tenemos en el pensamiento a aquellos en Luisiana que se quedaron sin casas o sin negocios".

Al menos siete personas murieron a causa de Isaac, cinco de ellos en Luisiana y dos en Misisipí.

Más de 2.800 personas estaban registradas en varios albergues estatales, locales y de la Cruz Roja en Luisiana, por debajo de los 4.000 que había previamente. Funcionarios estatales no tenían certeza sobre cuánta gente necesitará residencia más tiempo. Kevin Davis, que está al frente de la oficina de emergencias del estado, dijo que para ofrecer viviendas probablemente incluyan hoteles en un principio, luego hogares rentados lo más cercano a las propiedades dañadas.

También había señales de recuperación en muchas partes. Los trabajadores regresaron a las plataformas marítimas de producción de gas y petróleo, la electricidad llegó para cientos de miles y el Festival de la Decadencia del Sur, una celebración anual del orgullo gay, se realizó el domingo en el barrio Francés de Nueva Orleáns.

La tormenta tocó tierra el martes.

___

Burdeau reportó desde Bahía de St. Louis, Misisipí, y Slidell, Luisiana.