Las gasolineras de Uruguay comenzaron hoy a recibir combustibles luego de quedar desabastecidas durante el fin de semana debido a un conflicto sindical en la empresa estatal Ancap, informaron fuentes oficiales y empresariales.

Durante la jornada "debe quedar normalizado" el suministro a las gasolineras de Montevideo, donde reside la mitad de los 3,3 millones de habitantes del país, y en el resto de las capitales departamentales, y "a mas tardar mañana" la situación "será normal" en todo el país, afirmó el presidente de Ancap, Raúl Sendic.

El funcionario calificó como "compleja" la situación durante el fin de semana y pidió "disculpas a la población" por lo ocurrido.

El desabastecimiento fue "un golpe fuerte" a la "cultura de Ancap de asegurar el suministro", agregó.

La casi totalidad de las gasolineras de Uruguay se quedaron sin naftas entre el sábado y el domingo debido a un conflicto de los funcionarios de Ancap que reclaman mayor seguridad para algunas de sus tareas y rechazan la incorporación de un tercer turno en la planta de refinado de petróleo.

La creciente demanda de los automovilistas frente al riesgo de desabastecimiento llevó a que en la mayoría de las gasolineras del país se terminaran las reservas de naftas, informó el presidente de la Unión de Vendedores de Nafta, Daniel Añón.

En la mañana de este lunes la situación "comenzó a normalizarse" coincidió el presidente de la Asociación de Fleteros de Combustibles, Eduardo Lineares.

Las plantas de suministro de combustibles de Ancap, que tiene el monopolio del refinado y distribución, "están trabajando a pleno" y hay cola de camiones que esperan para cargar naftas y distribuirla a las gasolineras, agregó.

El sindicato de funcionarios de Ancap realizó paros de actividades la pasada semana y el viernes detuvo sus tareas lo que derivó en menor suministro de combustibles a los camioneros.

Además, los conductores de los camiones se solidarizaron con los funcionarios de Ancap y tampoco repartieron naftas.

Ello, sumado a la creciente demanda de los automovilistas por el temor del desabastecimiento, derivó en que entre sábado y domingo se agotaron las reservas de combustibles en las gasolineras, explicó Añon.

Para la tarde está previsto que autoridades de la empresa estatal de combustibles y del sindicato de trabajadores retomen las negociaciones, con la mediación del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, para encontrar una solución a sus diferencias.

Uruguay importa la totalidad del petróleo que consume y Ancap tiene el monopolio para el refinado y la distribución de los combustibles aunque la venta está a cargo de gasolineras de diversas empresas.