Un joven palestino desempleado murió en Ciudad de Gaza tras rociarse gasolina y prenderse fuego.

Sufián Abu Nada dijo el lunes a una radioemisora palestina que su hijo de 21 años, Ihab, se prendió fuego luego que él le pidió al joven que hallara trabajo.

Entre sollozos, Abu Nada contó que la familia sobrevive con apenas 220 dólares al mes.

Ha habido decenas de inmolaciones similares en Medio Oriente desde que un joven tunecino se prendió fuego en diciembre de 2010, desatando manifestaciones por todo el mundo árabe, pero el incidente del domingo por la noche fue el primero en la Franja de Gaza, dominada por la organización islámica Hamas.

Gaza ha quedado sumida en una pobreza extrema debido al aislamiento internacional y al bloqueo impuesto por Israel a la franja costera.