La directora israelí Rama Burshtein crea una mirada íntima al mundo privado de la comunidad jasídica de Tel Aviv en la película "Fill the Void", que se estrenó este fin de semana en competencia en el Festival de Cine de Venecia.

Siendo ella misma una judía jasídica, Burshtein dijo que pretendía crear un retrato de la vida familiar dentro de la comunidad sin mostrarla en conflicto con el mundo secular.

"El mundo ortodoxo es tan interesante que no necesita lidiar con el secular", dijo Burshtein en conferencia de prensa el domingo. "Puede ser muy interesante, y dentro, el drama puede ser muy fuerte".

La película trata de una chica de 18 años llamada Shira, quien debe decidir si se quiere casar con su cuñado, Yochay, después de que su hermana Esther muere dando a luz. La decisión recae totalmente en Shira, a pesar de la gran formalidad dentro de la comunidad. En el fondo, la cinta es sobre enfrentar una decisión fuerte y convertirse en mujer.

"Se trata totalmente de las emociones, las decisiones y lo que te lleva a hacer lo que haces" dijo la actriz Hadas Yaron, quien interpreta a Shira. "También soy joven, pero Shira es diferente porque no está familiarizada con todos esos sentimientos que experimenta por primera vez".

La película muestra los rituales íntimos de la comunidad jasídica, del funeral de Esther a la circuncisión de su pequeño hijo, realizada inmediatamente después, las cenas en el Sabbath y el trabajo de la casamentera, que ayuda a negociar los matrimonios cuando las chicas llegan a la edad de Shira.

La comunidad, que vive dentro de la vibrante y secular Tel Aviv, es muy reservada. En una escena, mientras los hombres estudian, alguien se levanta a cerrar las ventanas por donde entran los ruidos de la ciudad.

"Ese momento de la película realmente te da la idea de estar en ese ambiente", dijo Yiftach Klein, quien interpreta a Yochay.

Burshein, de 45 años, nació en Nueva York y se graduó de la escuela de cine en Jerusalén en 1994. En ese periodo se volvió muy religiosa y desde entonces ha hecho películas dentro de la comunidad ortodoxa para ayudarlos a expresarse.

"Amo este mundo, elegí este mundo, no nací en él", dijo.