Los jueces del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) rechazaron hoy abrir un nuevo juicio al exlíder serbobosnio Radovan Karadzic, que pedía volver a comenzar su proceso por presuntos fallos de la Fiscalía en la entrega de documentos.

Los magistrados estimaron durante una vista pública celebrada hoy, que Karadzic, de 67 años, está disponiendo del tiempo necesario para preparar su defensa, por lo que no se puede concluir que el proceso no sea justo.

El acusado, que se defiende a sí mismo, había reclamado un nuevo juicio aduciendo que desde que comenzó su proceso, en octubre de 2009, la Fiscalía no le ha desvelado el contenido de un "25 por ciento" de los testimonios.

El exlíder político serbobosnio está acusado de crímenes de guerra y lesa humanidad presuntamente cometidos durante la guerra de Bosnia (1992-1995), que se saldó con unos 100.000 muertos y más de dos millones de desplazados.

Entre los cargos se encuentra el de genocidio por la muerte en 1995 de más de 8.000 musulmanes varones en la ciudad bosnia de Srebrenica, que era entonces un enclave protegido por Naciones Unidas.

Karadzic fue arrestado en julio del 2008 en Belgrado tras más de una década huido de la justicia.