Casi seis millones de personas están convocadas mañana a las urnas en la provincia canadiense de Québec, la mayor del país, para elegir un nuevo Gobierno provincial con el soberanista Partido Quebequés (PQ) como gran favorito.

A pocas horas de la apertura de unos 20.000 colegios electorales en un territorio con una superficie tres veces superior a la de España y con una población de 7,9 millones de habitantes, en un 80 % francófona, la mayor incertidumbre es si el PQ dirigido por Pauline Marois conseguirá la mayoría absoluta en el legislativo provincial.

El sitio de internet ThreeHundredEight.com, especializado en el análisis de elecciones en Canadá, pronosticó hoy que el PQ obtendrá un 34,1 % de los votos, lo que podría representar entre 57 y 75 escaños de los 125 con que cuenta la Asamblea Nacional de Québec (provincial).

En el peor de los casos, el PQ gobernaría en minoría.

Hoy Marois, que no ha explicado con claridad si convocará un nuevo referendo separatista como los celebrados en 1980 y 1995 bajo gobiernos del PQ, dijo que formará un "gobierno responsable".

Durante la campaña, Marois también ha indicado que formará un "gobierno soberanista" y que el objetivo final del PQ es conseguir un día la soberanía de la provincia.

El hasta ahora gobernante Partido Liberal de Québec (PLQ), del primer ministro provincial Jean Charest, de tendencia federalista, parece abocado a obtener su peor resultado electoral desde 1976 al contar con solo un 27,9 % del apoyo del electorado.

El PLQ y Charest, que han gobernado de forma ininterrumpida desde 2003, cuando le arrebataron el poder al PQ, ha sufrido en los últimos años un fuerte desgaste por problemas de corrupción y, en los últimos meses, el acoso de grupos estudiantiles que protestan por el aumento de las tasas universitarias.

Las proyecciones indican que el PLQ obtendría entre 25 y 39 escaños y se arriesga a situarse como el tercer partido en la Asamblea Nacional.

Todo apunta a que el otro gran vencedor de las elecciones del martes será una nueva formación política, con poco más de un año de existencia: Coalition Avenir Québec (CAQ), creada por un empresario y antiguo ministro del PQ, François Legault.

"No soy federalista, no soy separatista. Soy un nacionalista", declaró Legault, lo que le ha permitido arañar votos al PQ por su lado más conservador, así como al PLQ, cuya base popular se encuentra en los anglófonos y federalistas de Québec.

Con una política de nacionalismo económico y la voluntad de postergar la eterna cuestión de un nuevo referendo separatista, Legault ha conseguido en las proyecciones de ThreeHundredEight.com el apoyo de un 26,3 % del electorado, lo que se traduciría en 20 a 31 escaños.

Precisamente hoy, en las últimas horas de la campaña electoral, Legault ha centrado sus esfuerzos en siete circunscripciones de los alrededores de Montreal, donde se concentran los votantes que tradicionalmente han apoyado al PLQ.

"Creo que tendremos un buen apoyo de los anglófonos pero creo que en la próxima elección reemplazaremos claramente al Partido Liberal. Ahora, algunos de ellos nos probarán", dijo hoy.

Es por ello que los votantes de CAQ y de Legault muestran una mayor inclinación de cambiar en el último momento su voto, casi el doble que la de los votantes declarados del PQ.

Ese volatilidad del electorado es casi legendaria en Québec.

En las elecciones de 2007 el electorado quebequés se volcó de forma masiva en el partido Action Démocratique du Québec (ADQ), que se había definido como "autonomista".

El ADQ pasó de 4 escaños en 2003 a 41 en 2007 y arrebató al PQ su condición de principal partido de la oposición.

Pero en las elecciones de 2008 el ADQ prácticamente desapareció (se quedó con 7 escaños) y a principios de año se disolvió.

A nivel federal algo parecido se produjo en la última elección general celebrada en mayo de 2011.

El Bloque Quebequés (BQ), que durante años representó a los nacionalistas quebequeses en Ottawa, pasó de 47 escaños a 4 después de que los votantes se volcasen en masa al socialdemócrata Nuevo Partido Democrático (NPD) que ganó 59 de los 75 escaños que le corresponden a la provincia en el legislativo federal.

En las anteriores elecciones de 2008, el NPD sólo había obtenido un diputado en Québec.

HASH(0x9d4e584)

Julio César Rivas