El Gobierno peruano confía en que el diálogo solucionará el conflicto social originado por el rechazo al polémico proyecto minero Conga, en la región norteña de Cajamarca, indicó hoy el ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal.

"Como gobierno nos interesa el rol que los facilitadores (del diálogo) cumplen. Han sido identificados, aceptados y validados como tales por la desconfianza que existía en esta relación directa entre autoridades nacionales y regionales", afirmó Pulgar-Vidal durante una rueda de prensa con corresponsales extranjeros en Lima.

El arzobispo de Trujillo, Miguel Cabrejos, y el sacerdote Gastón Garatea son los mediadores entre la minera Yanacocha, desarrolladora de Conga, y el Gobierno central y regional para intentar solucionar el conflicto minero generado en Cajamarca.

A partir de hoy se levantó el estado de emergencia (excepción) que se mantenía en tres provincias de esa región, donde en julio pasado murieron cinco manifestantes contra el proyecto minero en enfrentamientos con la Policía, aunque el presidente regional, Gregorio Santos, se mantiene como uno los principales opositores al proyecto.

Pulgar-Vidal dijo, al respecto, que considera "que no hay razón alguna para una negativa al diálogo" sobre Conga.

"Las actitudes de ciertos líderes regionales hacen que se retroceda en el proceso de descentralización y que se nos ubique en un cuestionamiento al proceso", criticó el ministro.

Los pobladores de Cajamarca iniciaron en noviembre pasado sus protestas contra Conga, porque temen que el proyecto, que busca extraer oro y cobre con una inversión de 4.800 millones de dólares, dañe de forma irreversible sus reservas de agua.

La norteamericana Newmont, principal accionista de Yanacocha, ha informado que el proyecto se suspenderá hasta fines de 2013 por la falta de un entorno favorable debido a las protestas sociales, aunque continuará con la construcción de reservorios de agua en el área, según confirmó Pulgar-Vidal.

"El mensaje del Gobierno es bastante claro y se basa en que la única región que está retrocediendo en crecimiento es Cajamarca. La única región que ha bajado un punto porcentual hacia la pobreza es Cajamarca, pese a que tiene todas las condiciones para ser rica y para distribuir adecuadamente sus recursos", expresó.

El ministro también criticó el vínculo que tiene la empresa con los pobladores y dijo que "se requiere una nueva manera como la minera Yanacocha se relaciona con el público, el ciudadano y su entorno".

"Ellos tienen 19 años de operación (en Cajamarca), pero parece que no han generado el mejor clima de relacionamiento", puntualizó.

La empresa informó el domingo último que iba a despedir a parte de su personal en Perú debido a la disminución de la producción, por lo que se contará "con menos empleados y contratistas".

El proyecto Conga fue aprobado por el Gobierno de Ollanta Humala el abril pasado después de que la empresa supuestamente aceptara nuevas condiciones, como conservar dos de las cuatro lagunas que se planeaban desecar para explotar la mina, cuadruplicar las reservas de agua en la región, establecer un fondo social y crear 10.000 puestos de trabajo.