En un cambio súbito de discurso, los principales aliados del presidente Barack Obama insistieron el lunes en que los estadounidenses están mejor que hace cuatro años, a pesar de la lenta recuperación económica y el desempleo del 8,3%. Los republicanos respondieron que el presidente ha fracasado en el tema fundamental de esta elección.

El intercambio sobre si la situación de los estadounidenses es mejor o peor que cuando Obama asumió el cargo se produce durante el Día del Trabajo, que en Estados Unidos se celebra el primer lunes de septiembre. El candidato republicano Mitt Romney dijo en un comunicado que "para demasiados estadounidenses, hoy es otro día de preocupación por cuándo llegará su próximo salario".

Su compañero de fórmula, Paul Ryan, intervino desde un acto en Greenville. "En pocas palabras, los días de Jimmy Carter parecen los buenos viejos tiempos en comparación con donde estamos ahora".

Obama, en vísperas de la Convención Nacional Demócrata que inicia formalmente el martes, lanzó su respuesta ante un público amigable compuesto por trabajadores del sector automotor en Toledo, Ohio, con el argumento de que gracias al rescate de su gobierno "la industria automotriz estadounidense se recuperó y ruge de nuevo".

"Apoyé a los trabajadores estadounidenses, apoyé la manufactura estadounidense, creí en ustedes", dijo a todo pulmón. "Yo apuesto por ustedes. Voy a hacer esa apuesta cualquier día de la semana y gracias a eso, tres años después, esa apuesta está dando sus frutos para Estados Unidos".

El vicepresidente Joe Biden apoyó el mensaje de que la situación es mejor durante un mitin del Día del Trabajo en Detroit, y culpó de los problemas económicos del país directamente a los republicanos. "Estados Unidos está mejor hoy de como lo dejaron cuando se fueron", aseguró.

Después entonó una frase popular: "Osama bin Laden está muerto y General Motors está viva".

Los republicanos, sin embargo, estaban dispuestos a burlarse de los partidarios de Obama por dar respuestas confusas a la pregunta en una serie de entrevistas el fin de semana.

El presidente del Partido Republicano, Reince Priebus, calificó las optimistas declaraciones demócratas del lunes como "un cambio total de su posición de ayer. Esto debe significar que 23 millones de estadounidenses encontraron trabajo, los ingresos han aumentado, los precios de la gasolina están bajando, la pobreza está en retroceso y el déficit se ha reducido, todo en las últimas 24 horas".

Los simpatizantes y aliados de Obama buscaban darle lustre a los avances económicos y a la pregunta de si los estadounidenses están mejor que hace cuatro años.

"Definitivamente", dijo Stephanie Cutter, subjefa de campaña de Obama, que habló para la cadena NBC. "En cualquier medida, el país ha avanzado en los últimos cuatro años. Tal vez no sea tan rápido como algunos habrían esperado. El presidente está de acuerdo con eso".

Martin O'Malley, gobernador demócrata de Maryland, había respondido la misma pregunta el domingo con un "no", antes de culpar al predecesor republicano de Obama. Al aparecer el lunes en CNN, O'Malley intentó un ángulo más positivo: "Estamos claramente mejor como país, porque ahora estamos creando puestos de trabajo en lugar de perderlos, pero no hemos recuperado todo lo que perdimos en la recesión de Bush. Por eso tenemos que seguir avanzando" con Obama.

A punto de echar andar su convención nacional, los demócratas deben convencer a muchos estadounidenses.

En el más reciente sondeo de opinión de The Associated Press-GfK, 28% de los encuestados dijeron que estaban mejor que hace cuatro años, mientras que el 36% dijo que estaban peor y el 36% que estaban la misma estaba más o menos igual.

Si bien el programa oficial de la convención demócrata comienza el martes, las delegaciones se reunían el lunes en Charlotte para desayunos por estados. Funcionarios de la convención también acogían un festival del Día del Trabajo en el centro de Charlotte con el cantante James Taylor y el actor Jeff Bridges.

En un desayuno con la delegación de Iowa, el alcalde hispano de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, presidente de la convención, dijo el lunes a unos 60 miembros del contingente del estado que Romney y su compañero Paul Ryan buscarán enormes recortes de impuestos que beneficiarían sólo a las personas muy ricas, posturas que, dijo, estaban muy lejos de sus predecesores republicanos.

"Ronald Reagan se revolcaría en su tumba al escuchar a algunas de estas personas", aseguró. "Están muy lejos".

Villaraigosa dijo a los residentes de Iowa que durante 25 años fue un organizador comunitario y los instó a registrar nuevos votantes y reclutar voluntarios para ayudar a reelegir a Obama.

"Tenemos un trabajo hecho a nuestra medida. Lo sabemos", dijo. "El país está dividido por mitades. Lo ha estado durante mucho tiempo. Entonces, ¿qué vamos a hacer? Esta va a ser una convención de trabajo. Cada uno de ustedes puede inscribirse como voluntario. De hecho, sé que ya tenían decidido ser voluntarios".

Otro prominente político hispano, el joven alcalde de San Antonio Julian Castro, dará el martes el discurso principal de la convención, antes de las palabras de la primera dama Michelle Obama. Obama y el vicepresidente Joe Biden serán nominados oficialmente para su segundo período la noche del miércoles, cuando el ex presidente Bill Clinton subirá al escenario para asumir el papel de orador estrella.