Varios miles de policías llegados desde distintos puntos del país refuerzan desde hoy la seguridad en Charlotte (EEUU) para la Convención Demócrata, que designará oficialmente al presidente Barack Obama como candidato a la reelección y será cubierta por unos 15.000 periodistas.

A los agentes de Charlotte (Carolina del Norte) se han sumado otros llegados de estados como Colorado, Filadelfia, Chicago, Atlanta, según explicó a Efe Robert Tufano, un portavoz de la Policía de esta ciudad de más de 750.000 habitantes.

Charlotte es el segundo mayor centro financiero del país después de Nueva York, así como sede de Bank of America y del circuito de las carreras automovilísticas NASCAR.

Se espera que unas 35.000 personas visiten Charlotte en estos días, entre ellas unos 15.000 periodistas acreditados para cubrir la convención y 6.000 delegados del Partido Demócrata.

La ciudad "está preparada" para el acontecimiento del año, indicó a Efe Daniel Hernández, otro portavoz policial.

No obstante, sostuvo que se han registrado problemas menores con el tráfico por el corte de numerosas calles cercanas al Time Warner Arena, lugar de reunión de los delegados, y al estadio Bank of America, donde Obama dará el jueves el discurso con el que aceptará formalmente la candidatura para las elecciones del 6 de noviembre.

Antes del presidente hablarán en la apertura de la convención el martes su esposa y primera dama, Michelle Obama, y el alcalde de San Antonio (Texas), el hispano Julián Castro.

El miércoles será el turno del expresidente Bill Clinton y de la candidata al Senado por Massachusetts Elizabeth Warren, mientras que el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, dará su discurso el jueves antes del de Obama.

Hoy el alcalde de Los Ángeles y presidente de la convención, Antonio Villaraigosa, explicará en una conferencia de prensa los detalles de las actividades de los próximos días y después habrá varias asambleas de representantes del partido, entre ellas una de hispanos y otra de afroamericanos.

También está en Charlotte un grupo de políticos y personalidades republicanas que cuenta, entre otros, con el senador Marco Rubio y el congresista Mario Díaz Balart, ambos de Florida.

A políticos, periodistas y visitantes les esperan temperaturas máximas en torno a los 30 grados y amenaza de lluvias.