Las autoridades de Costa Rica, con la colaboración de las de Estados Unidos, decomisaron hoy en el Caribe costarricense 725 kilos de cocaína que eran transportados en una lancha y además divisaron un sumergible que logró escapar, informó una fuente oficial.

La droga fue hallada en una lancha que tras una persecución de las autoridades encalló en una playa de Barra del Colorado, en la costa caribeña de Costa Rica, indicó en una conferencia de prensa el ministro costarricense de Seguridad, Mario Zamora.

Los tripulantes de la embarcación huyeron hacia una zona selvática donde medio centenar de policías realizan labores de búsqueda para capturarlos.

En el marco de un convenio de vigilancia conjunta de los océanos, las autoridades costarricenses contaron con la cooperación de un buque y tres aviones estadounidenses, los cuales divisaron un sumergible y a la lancha, y confirmaron que estos tuvieron contacto.

Zamora afirmó que una de las hipótesis señala que la lancha abasteció de combustible al sumergible, que se sospecha provenía de Colombia, y que los tripulantes de este le pagaron con la droga a los de la embarcación.

Tampoco se descarta que los tripulantes de la lancha formen parte de la red narcotraficante del sumergible y simplemente le dieron apoyo.

El ministro comentó que es necesario que la Asamblea Legislativa apruebe un permiso de atraque y navegación en aguas costarricenses a 22 barcos de la Fuerza Naval estadounidense para la lucha antidrogas, pues solo estos buques tienen herramientas para detectar y seguir sumergibles.

En la lancha donde se encontró la droga las autoridades también hallaron dispositivos para la carga de gasolina, un fusil AK-47, chalecos antibalas y municiones.

Datos oficiales indican que desde mayo de 2010, cuando empezó el Gobierno de la presidenta Laura Chinchilla, las autoridades costarricenses han decomisado 20,5 toneladas de cocaína.