El Gobierno de China envió una protesta formal al de Japón por la "ilegal e inválida" misión de inspección que actualmente lleva a cabo el Gobierno metropolitano de Tokio en el archipiélago Diaoyu/Senkaku, que se disputan los dos países y ha sido motivo de tensiones el pasado mes de agosto.

Según informó hoy el diario oficial "China Daily", el Ministerio de Asuntos Exteriores aseguró en la nota de protesta que "China reitera que cualquier acción unilateral tomada por Japón en las islas Diaoyu es ilegal, inválida y no cambia la realidad de que el archipiélago y sus islas anexas son territorio chino".

La declaración responde al envió por parte de Tokio, que en meses pasados expresó su interés en tres de las islas del archipiélago Diaoyu/Senkaku controladas por un empresario privado, de una delegación de 25 miembros del equipo municipal, que llegó ayer a las aguas cercanas al archipiélago en disputa.

Las autoridades municipales habían solicitado al Gobierno central permiso para desembarcar en las islas, pero éste lo rechazó para no suscitar fricciones diplomáticas con China.

La disputa sobre las islas, administradas por Japón y reclamadas también por la cercana Taiwán, se recrudeció a mediados de agosto con el desembarco de un grupo de activistas chinos, que fueron deportados por las autoridades niponas.

Pocos días después desembarcaba en el lugar otro grupo, esta vez de nacionalistas japoneses, lo que provocó las protestas de Taiwán y China, donde en las últimas semanas se han producido varias protestas anti-niponas.

A las reclamaciones del Gobierno chino y algunos ciudadanos se unió el pasado fin de semana el famoso millonario chino Chen Guangbiao, quien compró un amplio espacio de publicidad del diario estadounidense "The New York Times", entre otras publicaciones, para expresar su apoyo a las reclamaciones de China.

Las Senkaku/Diaoyu están situadas en el Mar de China Oriental, a unos 150 kilómetros al noreste de Taiwán y 200 al oeste del archipiélago nipón de Okinawa, y tienen una superficie de unos siete kilómetros cuadrados.

Se cree que el archipiélago, que está deshabitado, cuenta con grandes recursos marinos y energéticos.