La empresa minera Yanacocha, encargada de desarrollar el polémico y suspendido proyecto de extracción de oro y cobre Conga, en la región peruana de Cajamarca, anunció hoy que reducirá su personal en el país por la baja en su producción, según un comunicado.

"La disminución de trabajadores de Yanacocha está relacionada directamente con la disminución de la producción", señaló el vicepresidente regional de recursos humanos de la minera, Carlos Davey, según citó el documento.

La empresa indicó que contará "con menos empleados y contratistas", pero que buscará tratar a sus trabajadores con "dignidad, respeto y gratitud".

Conga, que prevé una inversión de 4.800 millones de dólares, se encuentra suspendida desde hace unas dos semanas por decisión de la empresa Newmont, accionista mayoritaria de Yanacocha, al no encontrar un entorno favorable debido a las constantes protestas sociales.

La ejecución del proyecto ha desatado el rechazo de gran parte de la población de Cajamarca que teme supuestos efectos irreversibles sobre sus reservas de agua, y en julio pasado, cinco manifestantes murieron en violentos enfrentamientos con la Policía.

El proyecto había recibido la aprobación del Gobierno de Ollanta Humala después de que la empresa supuestamente aceptó las condiciones que exigía el mandatario, como conservar dos de las cuatro lagunas que se planeaban secar, establecer un fondo social y crear 10.000 puestos de trabajo.

Después de casi dos meses, mañana concluirá el estado de emergencia (excepción) en el que se encontraban tres provincias de Cajamarca debido a los violentos choques entre policías y pobladores, una medida que fue celebrada por los sacerdotes encargados de facilitar el diálogo entre la minera, el Gobierno y los opositores.

Sin embargo, el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, uno de los más férreos cuestionadores del proyecto, señaló hoy a través de su cuenta de Twitter que "las protestas seguirán" si Yanacocha no se retira de la zona.

El Gobierno anunció el sábado último que se levantará el estado de emergencia en la región norteña, aunque "las fuerzas del orden se mantendrán en alerta para atender cualquier alteración del orden público".