Un consorcio de empresas británicas estudia la construcción un nuevo aeropuerto de cuatro pistas al oeste de Londres, cerca del actual Heathrow, el aeródromo con mayor capacidad del Reino Unido, revela hoy el diario "The Independent".

El grupo de empresas ha evaluado diversos emplazamientos en los condados de Oxfordshire y Berkshire para una infraestructura cuyo coste se acercaría a los 60.000 millones de libras (unos 75.600 millones de euros) y que se presentará como una solución a la polémica ampliación de Heathrow, según el rotativo.

El Gobierno de coalición entre conservadores y liberaldemócratas planea crear una comisión independiente para evaluar el futuro de los aeropuertos británicos tras varios meses de disputas sobre la posibilidad de construir una tercera pista que incremente la capacidad de Heathrow, el de mayor tránsito del país.

El Ejecutivo del conservador David Cameron se ha opuesto hasta ahora a esa ampliación por razones medioambientales, en contra de la opinión de algunos diputados de su partido.

El plan del consorcio de empresas británico se suma al que ya presentó el alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, para construir un sexto aeropuerto para la capital británica en el estuario del río Támesis, en el condado de Kent (al sureste de la ciudad).

Johnson maneja un proyecto diseñado por el arquitecto Norman Foster con un coste cercano a los 50 millones de libras (unos 60 millones de euros) para levantar un aeródromo con capacidad para gestionar el tránsito de 150 millones de pasajeros anuales.

Según "The Independent" el grupo de empresas, que no quiere revelar su identidad por el momento, ha contratado a una firma "líder mundial en infraestructuras" para encontrar un emplazamiento adecuado para el aeropuerto y desarrollar el proyecto que requeriría conexiones por carretera y ferrocarril con la capital británica.