El premio Nobel de Paz Desmond Tutu pidió el domingo el enjuiciamiento del ex primer ministro británico Tony Blair y del ex presidente estadounidense George W. Bush en La Haya por su papel en la invasión de Irak en 2003. Tutu, ex arzobispo de la Iglesia Anglicana de Sudáfrica, escribió en un artículo editorial en el periódico The Observer que los ex líderes de Gran Bretaña y Estados Unidos deberían "responder por sus acciones". La guerra en Irak "ha desestabilizado y polarizado el mundo en mayor medida que ningún otro conflicto en la historia", escribió Tutu, laureado con el Nobel en 1984. "Los responsables por esos sufrimientos y pérdidas de vidas deberían seguir el mismo camino que algunos de sus pares africanos y asiáticos, que han sido obligados a responder en La Haya por sus acciones", añadió. El tribunal de La Haya es el primero que juzga crímenes de guerra desde hace 10 años. Hasta ahora sólo ha tomado casos de Africa, como Sudán, Congo, Libia y Costa de Marfil. Tutu ha criticado desde hace tiempo la guerra de Irak. Otros que se han opuesto al conflicto — entre ellos el dramaturgo Harold Pinter — pidieron anteriormente que Bush y Blair comparezcan en La Haya. "Los entonces líderes de Estados Unidos y Gran Bretaña prepararon el terreno para comportarse como matones de una escuela, dividiéndonos aún más. Nos han puesto al borde de un precipicio en el que nos encontramos ahora, con el espectro de Siria e Irán ante nosotros", dijo Tutu, que la semana pasada se retiró de una conferencia en Sudáfrica debido a la presencia de Blair. Aunque el Tribunal Penal Internacional puede tratar casos de genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, carece de la jurisdicción para juzgar crímenes de agresión. Cualquier posible encausamiento por la guerra de Irak correspondería a la categoría de agresión. Estados Unidos es una de las naciones que no reconoce al Tribunal Penal Internacional. En respuesta a Tutu, Blair dijo que tiene un enorme respeto por la tarea del purpurado en la lucha contra la segregación racial en Sudáfrica, pero le acusó de repetir críticas imprecisas sobre la guerra de Irak. "Mencionar la vieja cantinela de que mentimos sobre las labores de espionaje es algo completamente erróneo como han demostrado todos los análisis independientes de las pruebas", dijo Blair. "Y mencionar como irrelevante el hecho de que (el depuesto presidente iraquí) Saddam (Hussein) mató a centenares de miles de sus ciudadanos a la necesidad de sacarlo del poder, es algo extraño". Empero, Blair reconoció que en las "democracias sanas la gente puede concordar o no".