Con un acto celebrado en el mismo lugar de la tragedia se conmemoró hoy en Chile el primer aniversario de la caída, el 2 de septiembre de 2011, de un avión militar en el archipiélago de Juan Fernández.

En el acto, que fue encabezado por el ministro de Defensa, Andrés Allamand, participaron 102 familiares de las víctimas, que fueron transportados en un buque de la Armada hasta las islas, situadas a 760 kilómetros de la costa central de Chile, además de los lugareños.

Otras ceremonias conmemorativas tuvieron lugar en la sede de Televisión Nacional (TVN) al que pertenecían varias de las víctimas y en la tumba de Felipe Camiroaga, uno de los más populares animadores del país, que condujo en 2009 y 2010 el Festival de la Canción de Viña del Mar, fallecido también en la tragedia.

El accidente ocurrió cuando los integrantes de un programa de TVN, miembros de la fundación filantrópica "Levantemos Chile" y funcionarios del Ministerio de la Cultura viajaron al archipiélago para apoyar la reconstrucción de los daños causados por el terremoto de febrero de 2010.

Por causas que aún se investigan, pero que al parecer están relacionadas con fuertes vientos cruzados que desestabilizaron la aeronave, el avión, un CASA 212 de la Fuerza Aérea de Chile, se estrelló contra el mar tras un fallido intento de aterrizaje, lo que causó la muerte de todos sus ocupantes.

Hasta ahora, los cadáveres de cuatro de las víctimas no han sido recuperados.

Tras una noche de vigilia en la isla "Robinson Crusoe", la única habitada del archipiélago, los participantes visitaron hoy el denominado 'Punto Loreto', lugar exacto donde el CASA 212 fue tragado por el océano.

Los familiares lanzaron al mar ofrendas florales, cartas y otros objetos personales de las víctimas, para después regresar al poblado de "San Juan Bautista", donde asistieron a una misa.