Una de las integrantes encarceladas de la banda punk Pussy Riot dijo que no tiene nada que lamentar sobre la protesta antigubernamental que realizaron en una catedral, un hecho por el cual fueron declaradas culpables de vandalismo y sentenciadas a dos años de prisión.

En una entrevista que difundió el domingo la revista alemana Der Spiegel, Nadezhda Tolokonnikova aseguró que la condena contra ella y dos de sus compañeras del grupo eran una "venganza personal (del presidente Vladimir) Putin", pero que sirvió para atraer la atención global hacia el gobierno del mandatario ruso.

"En última instancia, creo, el juicio contra nosotras fue importante porque mostró la verdadera cara del sistema de Putin", afirmó.

Der Spiegel dijo que las respuestas de la artista a las preguntas de la revista fueron entregadas por su abogado, a quien se permite que la visite en prisión.

Pussy Riot mantiene su objetivo de "una revolución en Rusia", expresó Tolokonnikova.